Despliega el menú
Zaragoza

Los restos del botellón de la zona de Miraflores van más allá del parque

El parque Miraflores sigue presentando una situación de deterioro, pero la basura que se genera las noches de los fines de semana llega también a vías como Camino de las Torres.

Suciedad en el Camino de las Torres
Suciedad en el Camino de las Torres
Pablo Valios

Las afecciones causadas por el botellón en el parque Miraflores han sido denunciadas durante años por los vecinos de la zona. Además de los ruidos en horas de descanso, los residentes en las inmediaciones aseguran que tienen que lidiar con los residuos que quedan por el parque tras las noches de los fines de semana. “Lo peor es que no les puedes decir nada a los que lo hacen, ni que recojan cuando terminen, porque a mí me han llegado a responder de todo”, cuenta una vecina de la calle Uncastillo.

El parque presenta una situación de deterioro que los que lo frecuentan esperan que se solucione “con los presupuestos participativos, porque los técnicos municipales ya han determinado que la propuesta que hemos hecho es viable por un coste aproximado de 48.000 euros”, explica Sofía Andrés, quien ha apoyado la petición para que salga adelante. El parque Miraflores se trata de una zona verde del centro de la ciudad “al que acuden muchos niños, y pese a ser muy concurrido, está lleno de heces de perro y las zonas infantiles no están actualizadas ni cuidadas”, denuncian los que transitan por él. Por eso, además de adecuar los espacios para los niños, solicitan que se multe a los dueños de perros que no recogen sus excrementos y que se arreglen otros desperfectos como el fallo en los sistemas de riego.

Respecto a la suciedad, desde la asociación Zaragoza Ciudadana han indicado en más de una ocasión que se puede deber, además de al incivismo, a la mala distribución de las papeleras. “Hace un tiempo hicimos un estudio sobre basuras. Recorrimos el parque, registramos en un mapa las que había y recomendamos que no se pusieran nuevas si no era viable, pero que cambiaran de sitio algunas papeleras que estaban juntas para cubrir zonas que estaban carentes de ellas”, recordaba hace unos meses Orlando Suárez, promotor de Zaragoza Ciudadana.

La basura de los botellones traspasa el parque y llega a las aceras de las calles. Una de las que amanece los viernes y sábados con más restos de botellas, bolsas y vasos de plástico es Camino de las Torres. Pablo Valios, quien reside en Pinseque, cuenta que la semana pasada se acercó el viernes por la mañana, sobre las 9.30, al centro de Zaragoza para hacer unas gestiones y que “no podía creer la cantidad de basura que me llegué a encontrar en Camino de las Torres, era un auténtico escándalo”.

Valios hace hincapié en la zona del número 42, donde se ubica actualmente la discoteca Babia. “En la puerta estaba todo lleno de los restos del botellón de la noche del jueves, había kilos de plástico y muy mal olor”, indica el vecino de Pinseque, quien no entiende “cómo el establecimiento permite que se concentre esa cantidad de suciedad en su entrada, es lo que más me llamó la atención”. Desde Babia, tras ser preguntados por la situación, no se han pronunciado al respecto.

Los trabajadores de limpieza a los que les compete esa zona dicen estar “desesperados”. Valios habló personalmente con uno de ellos y este le comentó que “tienen que dedicar una buena parte de la jornada a eliminar los restos del botellón que genera el entorno de ese bar”, lo que para el vecino “va en detrimento de lo que tendría que ser la limpieza de la vía pública regular”.

El presidente de la Unión Vecinal Cesaraugusta, José Luis Rivas, señala que la situación de Camino de las Torres “no es un hecho puntual”, sino que “ya ha sido denunciada en más de una ocasión”, y que la zona de bares de las calles Francisco de Vitoria y adyacentes “tampoco es que ayude a la paz del barrio”, pero asegura que “la falta de limpieza, desgraciadamente, nos afecta a la gran mayoría de los distritos de la ciudad”.

El presidente resalta el caso de la plaza Salamero, que a pesar de que en ella se está ultimando un proceso de reforma, “si pasas cualquier domingo, incluso a eso de las 12.00, hay gran cantidad de basura amontonada”. Para el presidente, “la suciedad de Zaragoza es crónica y tenemos una cosa que se llama cierzo que no ayuda, pero la incultura y el incivismo imperan. Hace falta una atención más firme por parte del Ayuntamiento”.

Etiquetas
Comentarios