Despliega el menú
Zaragoza

Una vecina de Aldehuela de Liestos se recupera tras sufrir cien picotazos de abeja

Fue atacada este domingo por un enjambre cuando paseaba con su marido por el campo y el helicóptero del 112 la evacuó a tiempo Hospital Miguel Servet.

El helicóptero del 112 la trasladó desde la localidad cercana de Used al Hospital Miguel Servet de Zaragoza.
El helicóptero del 112 la trasladó desde la localidad cercana de Used al Hospital Miguel Servet de Zaragoza.
Foto de Facebook del alcalde Arcadio Muñoz

Una mujer de 57 años, vecina de la localidad zaragozana de Aldehuela de Liestos, en la comarca de Campo de Daroca, se recupera en el hospital Miguel Servet de Zaragoza del ataque de un enjambre de abejas que sufrió este pasado domingo cuando caminaba por el campo. La mujer tuvo que ser trasladada de urgencia por el helicóptero del 112 al centro sanitario zaragozano, donde le dieron de alta la misma noche del domingo.

La vecina de Aldehuela de Liestos paseaba con su marido por los alrededores de la localidad cuando los insectos comenzaron a atacarle, principalmente en las piernas. Afortunadamente, logró escapar de ellos a tiempo pero, aun así, recibió más de cien picotazos. Tras llegar al casco urbano, su esposo la llevó en coche a la cercana localidad de Used, donde fue recogida por el helicóptero del 112 y trasladada al hospital zaragozano. En la aeronave recibió las primeras asistencias por los sanitarios del equipo de emergencias, atención que fue vital para su pronta recuperación.

El alcalde del pueblo, Arcadio Muñoz, ha explicado que ahora ya se encuentra mucho mejor y ha agradecido que todo el servicio médico de urgencia que se puso en marcha funcionara tan bien. "Está bastante bastante bien. Fue una suerte que la cogieran a tiempo y se la llevaran tan rápido", ha dicho. Normalmente en estos casos se prescribe un tratamiento de antihistamínicos para evitar una reacción alérgica y se extraen los aguijones del cuerpo.  

Cuando alguien recibe una multitud de picotazos puede producirse una intoxicación por el veneno que inyectan los insectos. No obstante, los expertos señalan que hacen falta al menos 500 picaduras de abeja en una persona adulta para sufrir un envenenamiento (50 si se trata de un niño), lo que pueden acarrear problemas cardiovasculares y daños renales, salvo que se sea alérgico a las picaduras de abeja. Entonces, la reacción puede ser muy grave e incluso mortal.

Los expertos calculan que un 4% de la población puede sufrir algún tipo de reacción alérgica por una picadura de abeja, y conducir a un estado de 'shock' o paro respiratorio que en casos extremos acarrea la muerte.

Aunque el primer impulso cuando se recibe un picotazo de abeja o avispa es dar un manotazo para apartarlas, lo mejor es echar a correr. 

Etiquetas
Comentarios