Zaragoza

Más de 100 iniciativas ciudadanas se han mapeado en el proyecto Las Zaragozas

Nació de la mano de Zaragoza Activa y pretende cartografiar las propuestas locales, colectivas y sociales que se reparten por los barrios de la ciudad.

Más de 100 iniciativas ciudadanas se han mapeado en el proyecto Las Zaragozas
Las Zaragozas

Dicen que les mueve la inquietud por hacer la ciudad “más vibrante”. Son las iniciativas locales, colectivas y sociales repartidas por todos los barrios de la capital aragonesa que se han mapeado en el proyecto Las Zaragozas, alojado en la plataforma de alcance mundial CIVICS. En ella, se cartografían las innovaciones ciudadanas de urbes como Madrid, Quito, Río de Janeiro, Buenos Aires o Ciudad de México.

El proyecto aragonés dio sus primeros pasos en 2016 de la mano de Zaragoza Activa y en él participaron de inicio alrededor de 70 iniciativas locales. “Eran pocas para lo que nosotros entendemos que hay en Zaragoza, pero cuando en marzo de 2017 se presentó la idea al Vivero de Iniciativas Ciudadanas hubo bastante interés por que tuviera continuidad”, explica Pilar Balet, coordinadora de Las Zaragozas junto a Valentín García.

Para ello, se creó un grupo motor compuesto por propuestas de perfiles variopintos (la Fundación Ecología y Desarrollo, la Asociación de Vecinos Parque Goya, las cooperativas La Bezindalla y dDialoga, otras fundaciones como Rey Ardid…) para que fueran ellas las propias dinamizadoras de Las Zaragozas. A día de hoy, ya han conseguido que se sumen al mapa más de 100 proyectos, que se pueden descubrir en la página de CIVICS, donde aparecen geolocalizados y divididos por temáticas: apoyo mutuo y cuidados, arte urbano, cultura libre, deporte, derechos e igualdad, ecología urbana y consumo, economía colaborativa, educación expandida, mediación y facilitación, movilidad sostenible, política y gobernanza, y urbanismo y patrimonio.

“La información de cada iniciativa es descargable y está en continua actualización”, apunta Balet. Además, el mapa tiene la vocación de ayudar a crear sinergias entre colectivos con intereses parecidos y al mismo tiempo fortalecerlas, ya que hay mucho conocimiento transversal. “Se trata de poner en común, ver las buenas prácticas y ver cómo fortalecernos entre nosotros”, añade la coordinadora del proyecto.

Las Zaragozas abre el campo de trabajo a la globalidad, porque como indica Balet “en esta ciudad lo que había hasta ahora era mucha red sectorial (solidaridad, salud…), pero ninguna aglutinaba a todos los movimientos que buscan una transformación social. Además, al estar alojada en la plataforma CIVICS permite que cualquier persona acceda a otras ciudades, visualice sus iniciativas y decida compartir conocimientos o incluso replicar proyectos.

Los coordinadores destacan que “hay mucha gente que todavía desconoce la cantidad de iniciativas positivas que se han puesto en marcha en Zaragoza” y que en esta ciudad hay “más ecosistema emprendedor en el ámbito social de lo que nos pensamos”. Según lo que han podido comprobar, la zona más activa es el Casco Histórico, y en el lado contrario se encuentran los barrios de Casablanca, Romareda o Actur, “en los que sabemos que están pasando muchas cosas pero no se deciden a registrarlas”.

Por ello, desde Las Zaragozas llaman a la acción. “Hasta ahora queríamos consolidar el proyecto y ver que el grupo motor estaba realmente interesado, pero ha llegado el momento de dar más visibilidad para que la gente se anime”, insiste Balet. El mapa es un instrumento para ver quién hace qué y dónde, y sirve para dar a conocer “la Zaragoza de la calle, de los ciudadanos que quieren que haya un avance social, no solo existe la ciudad de los mapas de turismo”, subrayan los coordinadores.

Aunque Las Zaragozas es un proyecto del laboratorio de Zaragoza Activa, el grupo motor nunca se reúne en el mismo sitio. “Nos gusta pasear, visitar las iniciativas que hay. Es una manera de conocer la calle y lo hemos hecho así desde el primer día”, cuenta Balet. En esta línea, los promotores del proyecto se plantearon a principios de año planificar acciones hablando de paseos. Tras estudiar varias alternativas, decidieron unirse a la Ruta Cooperativa de Zaragoza, que nació en el Laboratorio de Economía Social de la Universidad de Zaragoza.

“Compartimos su filosofía y la experiencia permite profundizar en el concepto de economía social, de emprendimiento colectivo, y conocer iniciativas socio-empresariales que sitúan a la persona en el centro de su actividades económica”, explican desde Las Zaragoza. La última ruta realizada tuvo lugar a principios de junio en La Magdalena y los asistentes descubrieron cómo funcionan cinco cooperativas del barrio: La Pantera Rossa, Recreando Estudio Creativo, Desmontando a la Pili, La Ciclería y Birosta bar vegetariano.

Etiquetas
Comentarios