Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Desalojadas cuatro familias en Calatayud tras el derrumbe de una casa

Los bomberos y la Policía evacuaron un edificio del casco antiguo tras colapsar el inmueble anexo, que estaba deshabitado. Los vecinos esperan volver a sus hogares el lunes.

Edificio de la calle San Antón, 12, de Calatayud.
Edificio de la calle San Antón, 12, de Calatayud.
Google Maps

Al menos seis vecinos de Calatayud tuvieron que ser desalojados de cuatro viviendas en la madrugada del sábado tras producirse un derrumbe interior en el inmueble anexo, que está deshabitado. El hundimiento de parte del suelo de la segunda planta de este edificio, situado en el número 12 de la calle de San Antón, en el casco antiguo de la capital bilbilitana, no provocó daños personales, pero obligó a evacuar a las personas que viven en el edificio adjunto. El bar Edo, que está situado en la planta baja, tendrá que permanecer cerrado al menos hasta el próximo fin de semana mientras se lleva a cabo el derribo de la casa que ha sufrido el colapso. Mientras, los afectados esperan poder volver a sus hogares mañana.

Los clientes que sobre las 00.45 estaban en la terraza del bar Edo y los viandantes fueron los que escucharon el estruendo que provocó el desplome."La gente que estaba en la calle fue la que me avisó de que había oído un ruido porque yo estaba trabajando dentro del local. Avisamos a la Policía y enseguida vinieron. Si llega a pasar mientras dormíamos, a lo mejor ni nos enteramos", relató Valentín Edo, uno de los propietarios del negocio que lleva su apellido. Tanto el bloque que ya se ha empezado a derribar como la finca que tuvo que ser evacuada son propiedad de los hermanos Edo. El establecimiento hostelero da a la calle de Buen Aire y el velador se instala justo enfrente de la casa donde tuvo lugar el derrumbe.

Los bomberos de la DPZ que se desplazaron al lugar decidieron mantener desalojado el edificio en el que se encuentran el bar y los cuatro pisos ocupados. Según explicó la concejal de Urbanismo, Mercedes Sarrate, los técnicos municipales que inspeccionaron el lugar esa misma madrugada también aconsejaron esta medida. Los vecinos pudieron volver a entrar ayer por la mañana a coger algunos de sus enseres. En la intervención, en la que también tomaron parte agentes de la Policía Nacional y la Policía Local, se balizaron las dos calles afectadas para advertir de la situación de riesgo.

La demolición de la casa comenzó ya en la mañana del sábado de manera manual, por motivos de seguridad y para evitar la caída de materiales a la vía pública. Está previsto que las tareas se prolonguen durante varios días."La calle San Antón es muy estrecha y hay que intentar que las afecciones a los residentes sean las mínimas", comentó Sarrate. La concejal de Urbanismo confirmó que la casa no estaba declarada en ruinas.

Sobre el origen del desmoronamiento, los dueños especulan con que puede haber sido provocado por una fuga de agua de una tubería. Una sospecha que basan en que han tenido que abonar un recibo municipal extrañamente elevado para una casa vacía.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión