Despliega el menú
Zaragoza

El colegio Marianistas cumple 50 años junto al Canal Imperial

El centro educativo, cuyo complejo arquitectónico fue declarado Bien de Interés Cultural en 2009, ha formado a más de 10.000 jóvenes aragoneses desde 1968.

El colegio Marianistas cumple 50 años junto al Canal Imperial
El colegio Marianistas cumple 50 años junto al Canal Imperial
Colegio Marianistas

El colegio Santa María del Pilar, Marianistas, cumple medio siglo de su inauguración en el paseo Reyes de Aragón, junto al Canal Imperial de Aragón. El complejo urbanístico, premio de arquitectura Ricardo Magdalena en 1969, fue declarado como Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés en 2009. Desde 1968, más de 10.000 jóvenes se han formado en sus aulas gracias a innovadores proyectos educativos que hoy se cimentan, entre otros pilares, en el bilingüismo y la atención personalizada.

“Para nosotros es un orgullo y un compromiso. Hace 50 años los hermanos Marianistas tuvieron la la visión de construir a las afueras de la ciudad un colegio muy diferente a todo lo que existía entonces. Hoy, medio siglo después, tenemos la responsabilidad de mantener y mejorar esa labor innovadora”, expresa Lander Gaztelumendi, director del colegio Santa María del Pilar.

Durante este año, en el que la congregación marianista conmemora 200 años de su fundación, el centro también cumple su 40 aniversario como colegio mixto. Su historia discurre paralela a la de la capital aragonesa. La fundación de los colegios marianistas en la ciudad tiene su origen en la estancia del sacerdote francés José Chaminade en Zaragoza y de su vinculación a la Virgen del Pilar. A partir de 1940, los primeros lugares desde los que los Marianistas comenzaron su labor en Zaragoza fueron un piso en la calle de San Pablo, luego otro en la de Miguel Servet y, finalmente, en el Palacio Larrinaga. De 11 alumnos que cursaban enseñanzas en 1946 se paso a los 457, que en 1968 se trasladarían al actual emplazamiento junto al Canal Imperial de Aragón.

En el curso 77-78 el centro se convirtió en mixto con 12 alumnas en COU y cuatro años después, 250 alumnas compartían aulas con sus compañeros en el desaparecido BUP. En el curso 86-87, el colegio llegó a tener 2.068 alumnos bajo la dirección de José María Alvira, hoy Secretario General de Escuelas Católicas.

En cuanto a las celebraciones de esta feliz aniversario, Gaztelumendi avanza que “en el corto plazo, estamos intentando recopilar fotos de nuestros archivos y de antiguos alumnos que han pasado por nuestras aulas para realizar una exposición con todo ese material gráfico”.

El director del colegio también anuncia la organización de “un evento pedagógico en el que podamos convocar a varios de los directores de anteriores etapas para trabajar junto a ellos la pedagogía marianista, nuestros principios, y que esto sirva para hacer una reflexión sobre su plena vigencia y su valor en el siglo XXI”.

El complejo arquitectónico que alberga el colegio Santa María del Pilar fue proyectado y ejecutado por José de Yarza García y José de Yarza Nordmark. El carácter abierto de la pedagogía marianista planteó un reto tanto en su construcción como en su puesta en funcionamiento cuyo resultado fue -y sigue siendo- un colegio vanguardista y en constante adaptación a los tiempo, con una extensión de 75.000 metros cuadrados que comprenden zonas verdes y jardines, pabellones independientes, edificio principal, capilla e instalaciones deportivas.

“Enseguida se percibe que es un colegio muy inquieto a nivel pedagógico, pastoral, personal… es algo que está en el propio ADN del centro. La adaptación al cambio es uno de nuestros principios básicos”, -subraya Gaztelumendi-. Sobre los retos que la congregación afrontará en los años venideros, el director considera fundamental “seguir manteniendo esa visión de futuro al servicio de una buena educación para preparar a nuestros estudiantes para el siglo XXI”.

El aniversario de los Marianistas dio comienzo durante el pasado curso con la celebración de una Eucaristía en la Basílica del Pilar y con varios encuentros de antiguos alumnos y profesores. En este medio siglo desde su instalación en el paseo Reyes de Aragón, el colegio se ha convertido en una referencia en la ciudad. En él se han formado alumnos que más tarde han desarrollado su profesión como cirujanos, profesores universitarios, arquitectos, periodistas, directores de cine, artistas, deportistas, investigadores, escritores o músicos.

Etiquetas
Comentarios