Despliega el menú
Zaragoza

Dejan libre con una pulsera electrónica al vecino de Magallón que destrozó la vivienda familiar

Wieslaw K. T., este lunes, en la Audiencia Provincial de Zaragoza donde se celebró la vista.
Wieslaw K. T., este lunes, en la Audiencia Provincial de Zaragoza donde se celebró la vista.
Oliver Duch

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha decidido poner en libertad provisional a Wieslaw K. T., quien permanecía en prisión preventiva desde el pasado 15 de enero por un presunto delito de daños y amenazas de muerte a su mujer, Edyta T., de la que se está separando.

El tribunal entiende que ya ha transcurrido un tiempo "razonable" desde que entró en la cárcel y que las penas que pudieran imponérsele en su día no serían superiores a dos años. Mantiene que el arrestado solo tiene un antecedente penal por un delito leve de injurias y que la Policía ha valorado en grado "medio" el riesgo que corre la víctima de ser agredida.

Por estas razones, ha revocado el auto dictado por el Juzgado de Violencia contra la Mujer y ha acordado su libertad provisional, con una fianza de 2.000 euros y la colocación de una pulsera electrónica. Los magistrados mantienen la prohibición de acudir a Magallóno acercarse a la denunciante a menos de 200 metros y le obligan a presentar un mensualmente un informe que acredite que se encuentra en tratamiento psiquiátrico, como planteó su abogado Marco Antonio Navarro.

El hombre, de 42 años, fue detenido el 7 de enero por los daños causados en su vivienda de Magallón, a la que había acudido para recoger pertenencias después de haber cumplido una condena de alejamiento. Ese día se suscitó una discusión entre Wieslaw K. T. y su hijo y, al percatarse de que su mujer Edyta T. llevaba el móvil en la mano, pensó que le estaba grabando, se abalanzó sobre ella. Esta reaccionó rociándole con un spray de gas pimienta y huyó de la casa, ante lo cual, según el tribunal, la insultó y amenazó de muerte delante de su suegro. Luego se quedó en la casa y, enfurecido, la destrozó con un martillo. La Fiscalía y la abogada de la víctima, Amparo Romero Pascual, solicitaron que siguiese en prisión hasta el juicio por el peligro de reiteración delictiva. Sin embargo, el tribunal de la Sección Primera cree que el riesgo queda "suficientemente protegido" con las medidas cautelares.

Etiquetas
Comentarios