Zaragoza

Bares y restaurantes se prestan a ofrecer agua del grifo sin excluir la mineral

El Ayuntamiento diseña una jarra para los locales que se adhieran a la campaña de promoción del consumo sostenible.

Algunos establecimientos, como La Bocca, ya ofrecen agua de grifo osmotizada a sus clientes
Guillermo Mestre

Los bares y restaurantes de Zaragoza han ofrecido su apoyo al Ayuntamiento en su propósito de fomentar el consumo de agua del grifo. El equipo de gobierno de ZEC se ha reunido en los últimos días con las principales asociaciones del sector para recoger adhesiones a una campaña de concienciación que se presentará oficialmente el 22 de marzo, Día Mundial del Agua. El objetivo es seguir la senda de ciudades como Nueva York, Londres, Madrid o Pamplona, donde es habitual servir agua corriente frente a la embotellada, y aprovechar la alta calidad del agua que llega del Pirineo a la capital aragonesa.

La concejal de Medio Ambiente del Consistorio, Teresa Artigas, ha obtenido un importante respaldo del sector en los encuentros que ha mantenido, por ejemplo, con la asociación Cafés y Bares. Su secretario y portavoz, Jesús Laboreo, asegura que la hostelería está "concienciada con la sostenibilidad" algo que "los clientes también valoran". Por ello animarán a sus asociados a implicarse en la campaña, aunque solicitaron al Ayuntamiento más detalles así como identificar visualmente, mediante algún tipo de distintivo, a aquellos que se animen. "Podemos ayudar, porque los bares son un espejo para el consumo privado de agua", defiende. De hecho, "algunos establecimientos ya siguen esta política", apunta.

De igual modo, desde Horeca, en representación de los restaurantes y hoteles de la ciudad, se mostraron "encantados de poder favorecer la sostenibilidad" con una campaña que valoraron como "positiva", en palabras de Jesús Boillos, su secretario general, que sin embargo apunta la importancia de "concienciar al consumidor". "Para nosotros es más barato ofrecer agua de grifo, pero la gente tiene que quererla", matiza. Por ello, reclama que la opción del agua de grifo "no sea excluyente".

Imagen unitaria

De momento, el Ayuntamiento está preparando un dosier en el que se detallarán las acciones a seguir durante la campaña, para distribuir entre los hosteleros. Además, se está diseñando una jarra de cristal unitaria para que todos los establecimientos utilicen el mismo modelo, que será de vidrio tensionado para poder limpiarla en el lavavajillas.

Por otro lado, y de forma paralela a esta iniciativa, el Consistorio estudia una reordenación de la red de fuentes públicas, así como fórmulas para vincular estas campañas con proyectos de solidaridad y cooperación para garantizar el abastecimiento en países con problemas de infraestructuras.

Las embotelladoras, críticas: "No deberían limitar las opciones"

Las campañas para fomentar el consumo de agua de grifo en establecimientos hosteleros como la que va a poner en marcha el Ayuntamiento de Zaragoza no son compartidas por las compañías embotelladoras. Desde la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (Aneabe), recuerdan que se trata de dos tipos de productos de consumo "distintos, aunque complementarios e irremplazables", que no deberían pelear entre sí. "Nos sorprende que se limite una forma saludable de estar hidratados", explican desde este colectivo ante la iniciativa de ZEC.

"El agua del grifo es un servicio público y un derecho al que deben tener acceso todos los ciudadanos", reconocen en un sector que factura 900 millones de euros al año y que envasa 5.500 millones de litros, pero recuerdan que la mineral es un producto "completamente natural, con una composición específica para cada tipo de agua y que permanece siempre constante".

Además, aportan diferentes estudios en los que se desmontan los resultados de campañas como la que va a poner en marcha el Consistorio zaragozano. "Los estudios demuestran que cuando no hay agua envasada disponible los consumidores, especialmente los adolescentes, no eligen agua del grifo, sino otras bebidas envasadas", advierten.

Se refieren, por ejemplo, al análisis que realizó la Universidad de Vermont sobre ‘Las consecuencias no deseadas de los cambios en las opciones de bebidas y la eliminación del agua embotellada en un campus universitario’, que concluía que la supresión del agua envasada "suponía un incremento considerable (33%) de otro tipo de bebidas, también envasadas, menos saludables, entre las que no destaca, ni siquiera, el agua del grifo". En la misma línea se pronuncia otro informe de New Age-Inmark que reflejaba que de los análisis realizados en restaurantes donde había una jarra de agua en la mesa se observaba que el reparto de consumiciones era el siguiente: cerveza (49%), bebidas no alcohólicas (30%), agua de jarra (10%) y vino (9%).

Propuesta para abrir los baños al público

El contacto directo entre las asociaciones hosteleras y el Ayuntamiento en los últimos días ha servido para desempolvar un antiguo proyecto ciudadano que quedó en el olvido hace años. Se trata de la posibilidad de que los bares y restaurantes de la ciudad ofrezcan su baños a la ciudadanía. "Dado que Zaragoza tiene un déficit de aseos públicos, planteamos esta opción, mediante un distintivo que identificara al establecimiento", explica Jesús Laboreo, portavoz de la asociación de Cafés y Bares.

La idea nació en 2011, con el anterior gobierno municipal socialista, y no llegó a ver la luz. Entre otros motivos, porque los empresarios pidieron bonificaciones en el recibo del agua, dado que ofrecían un servicio público. Por "dificultades técnicas" no se pudo ejecutar este plan, que ahora se ha planteado a ZEC, que ya lo está estudiando para ver sus posibilidades.

Etiquetas
Comentarios