Zaragoza

Una zaragozana denuncia a su expareja por no dejarle ver a su hijo en cuatro años pese a tener la custodia

La madre del menor, de 5 años, ha conseguido que un juzgado reabra el caso, ya que considera que el padre podría haber cometido un delito de sustracción de menores.

Begoña García y su abogado Simón Lahoz, quien lleva ahora el caso para recuperar a su hijo, de cinco años.
Toni Galán

La zaragozana Begoña García, de 24 años, asegura llevar cuatro años sin ver a su hijo, un menor de cinco que al parecer le fue arrebatado de sus brazos en un viaje a Rumanía que esta hizo con su expareja, de nacionalidad rumana, para conocer a los abuelos paternos del niño. "Yo me negaba a venir sin el niño a España, entonces él se quedó con él y me forzaron a subir a una furgoneta para apartarme de mi hijo", confiesa esta madre, que tiene la custodia del menor. "Desde que volvió, en enero de 2014, no hemos dejado de buscar a mi nieto, y lo único que sabemos de él es por fotos que cuelgan en Facebook", afirma entre sollozos la abuela del chaval, con quien ambos vivían antes en Zaragoza.

Ahora, según informa el abogado de la familia, Simón Lahoz Bernad, un juzgado de instrucción ha reabierto el caso y se van a recoger pruebas para que "cese esta situación de impunidad" hacia el padre de la criatura, al que investigan por un presunto delito de sustracción de menores, y se proceda a la recuperación del niño, que presuntamente lleva cuatro años en Rumanía, alejado de su familia materna. Una sentencia del 28/10/2015 a la que ha tenido acceso Heraldo.es le atribuye la guardia y custodia del menor a la madre; no establece a favor del padre ningún régimen de visitas y, según se recoge en ella, este debe pasarle una pensión de 200 euros al mes. Además –puntualiza su abogado– se considera adecuado el cierre de fronteras para que el menor no pueda salir de España sin autorización. "Estamos hablando de la retención de un menor en Rumanía, aunque la sentencia es posterior a la retención del niño, concretamente en un pueblo que se llama Gurasutti, desde finales de 2014. No obstante, la sala de lo penal de la Audiencia Nacional establece que no es necesario para que se produzca el delito que haya una sentencia previa que conceda la custodia a uno de los progenitores", explica este letrado.

En estos cuatro años, tanto Begoña como la abuela del chico aseguran que no han dejado de buscarlo, pero tanto el padre de la criatura como su familia –insisten– no les dejan mantener siquiera contacto con él. "Ya son cuatro años sin verle y estaba a punto de tirar todo por la borda por la Justicia. Esto es lo único que nos queda", afirma esperanzada la madre del menor, quien asegura haber visto a su expareja por Zaragoza en enero.

Según cuenta la madre al abogado de la familia, el presunto autor de un delito de sustracción de menores, que conlleva penas de prisión de entre dos y cuatro años, fue detenido por la Policía hace unos meses en la calle Ángel Ganivet de Zaragoza, en el barrio de San José, pero "se le dejó en libertad tras tomarle declaración, cuando consta la sentencia y antecedentes por amenazas y lesiones", añade.

Denuncian el secuestro de un niño zaragozano de cinco años que podría estar retenido en Rumanía

Begoña García y su abogado Simón Lahoz, quien lleva el caso para recuperar a su hijo, de cinco años. (Foto: Toni Galán)

"Ahora se ha reabierto el caso y vamos a moverlo para que cese esta situación de impunidad por parte del autor de los hechos y lógicamente para que se proceda de una vez a una investigación seria, a una detención del presunto autor y a una recuperación del menor, que es lo que se tenía que haber hecho desde hace ya tiempo", sentencia Lahoz.

La abuela de la criatura, desesperada, confiesa que en ningún momento han "dejado de luchar por ese niño" pero no entienden "qué está pasando con la Justicia" para que no les sea devuelto.

Por su parte, el abogado de la familia –que ha cogido recientemente el caso– asegura que hay más situaciones de este tipo en Aragón, aunque no todas trasciendan, si bien considera que en este caso en concreto "no se han hecho bien las cosas” y es momento de actuar para tratar de revertir esta situación en los juzgados. "La idea es que le tomen declaración a ella, que pongan en busca y captura al padre, solicitar la intervención de la Interpol y lógicamente pedir también la extradición de este sujeto si diera lugar a ello", concluye. Begoña, por su parte, asegura que solo quiere "abrazar" otra vez a su hijo, y confía en que esta vez los tribunales le ayuden a recuperarlo y traerlo de vuelta.

Etiquetas
Comentarios