Despliega el menú
Zaragoza

Locales convertidos en 'lofts': una vivienda en boga en Madrid y Barcelona de difícil aterrizaje en Zaragoza

La normativa en la capital aragonesa es restrictiva y no facilita el cambio de uso de los bajos comerciales en casas diáfanas.

Los 'lofts' se caracterizan por tener techos altos y conservar elementos industriales.
Los 'lofts' se caracterizan por tener techos altos y conservar elementos industriales.
Pinterest

¿Un particular puede reformar un local comercial de su propiedad para hacerlo habitable y ponerlo en el mercado de alquiler de viviendas? ¿O comprar un bajo con un precio por metro cuadrado muy por debajo de la media de la zona, cambiarle los suelos y la iluminación, darle la distribución necesaria para hacer vida y convertirlo en su residencia habitual?

La respuesta es sí... pero también no. Depende. De dónde esté el inmueble y de las normas urbanísticas del municipio. En Madrid, sobre todo, y en Barcelona, donde la fortísima demanda dispara el precio del metro cuadrado, hay inmobiliarias cuya única ocupación es este floreciente nicho de mercado. En Zaragoza, sin embargo, entran en juego las características espaciales, el tamaño y la distribución. También desempeñan un papel capital las entradas de luz, la ventilación disponible o la distancia que la entrada guarde (en vertical) con la vía pública...

Por ello, convertir un local comercial en vivienda, en un 'loft' diáfano con altos techos como los que enseñan las películas y series desarrolladas en Nueva York, no es una tarea nada sencilla. Desde el área de Urbanismo del Ayuntamiento de la capital aragonesa se subraya lo complejo de la empresa: "El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) limita estos cambios de uso. El texto, para empezar, establece que, en las viviendas colectivas, la primera vivienda tiene que estar elevada, al menos, un metro sobre el nivel del suelo".

Este precepto, el primero que esgrime la Gerencia, ya descarta la inmensa mayoría de los espacios vacíos que salpican los bajos del callejero zaragozano. "Cada casa es un mundo y tiene una distribución diferente. Pero teniendo en cuenta otros puntos recogidos en la normativa parece muy difícil que estas iniciativas tengan lugar aquí", esgrimen estas mismas fuentes municipales, que recuerdan que ningún hogar zaragozano puede estar por debajo de los 38 metros cuadrados.

Además, las diferentes estancias -cocina, habitaciones...- han de cumplir con otros tamaños mínimos y condiciones específicas en materia de ventilación e iluminación. "Si el salón tiene una ventana a un patio interior, el perímetro de éste nunca estará por debajo de los nueve metros cuadrados", recuerdan desde el Consistorio. "Por si todo lo anterior no fuese suficiente -añaden- hay muchos bloques que tienen un plan especial en el que se marca un número máximo de viviendas, que por norma general ya se ha alcanzado".

El presidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (APIS) en la Comunidad, Fernando Baena, deslizó la idea la semana pasada, "un desiderátum que podría ayudar a que haya más casas en alquiler a precios medios para, sobre todo, gente joven que quiere independizarse".

Baena, quien pone especial hincapié en la escasez de pisos disponibles para arrendar en la gama de entre los 500 y los 800 euros, considera que, del mismo modo, “sobran locales en las calles menos comerciales y faltan viviendas”. “Igual que antes, hace años, había entresuelos que se convertían en comercios, las necesidades ahora son otras y lo lógico sería darle una vuelta a los usos. Todos conocemos locales cerca de nuestra casa que llevan muchos años cerrados y que no ofrecen nada ni a sus dueños ni al barrio en el que están”.

La propuesta, a priori, no se termina de ver con excesivos buenos ojos en el Ayuntamiento por aquello de que la apuesta del equipo de Gobierno pasa por potenciar el comercio de cercanía. De hecho, el Consistorio lanzó recientemente una campaña para lograr colocar entre particulares varios espacios disponibles en los barrios.

Etiquetas
Comentarios