Zaragoza

Al menos 26 peatones han sido atropellados por el tranvía desde que se puso en marcha en 2011

El joven que murió el sábado cerca de la parada de la plaza de San Francisco es la cuarta víctima mortal.

Un tranvía, ayer, en el punto de Fernando el Católico en el que ocurrió el accidente del sábado.
Oliver Duch

El zaragozano Francisco Javier de la Pascua Rubio, de 24 años, falleció el sábado por la noche tras ser atropellado por el tranvía en las cercanías de la parada de la plaza de San Francisco. El joven, ingeniero eléctrico de profesión, se convirtió en la cuarta víctima mortal desde la puesta en funcionamiento del servicio, en abril de 2011. Desde esa fecha, de acuerdo con las estadísticas recogidas por el Ayuntamiento de Zaragoza en su catálogo de datos abiertos y los datos recabados por este periódico, al menos otras 25 personas han sido arrolladas por algún convoy de los Urbos 3 y han resultado heridas de distinta consideración.

La primera víctima mortal fue Sara Cinta Torralba, una vecina del Arrabal de 56 años que falleció en los alrededores de La Romareda el 24 de septiembre de 2014. La fatalidad quiso que los otros dos accidentes de fatales consecuencias se registraran con tan solo unas horas de diferencia el pasado 14 de agosto. A primera hora de la mañana falleció arrollado por el tranvía frente al edificio de Capitanía, en la plaza de Aragón, José Luis G. C., un militar jubilado de 85 años. Antes de que finalizara esa jornada, en Valdespartera se produjo un choque entre un Urbos 3 y una ambulancia que devolvía a su vivienda a Manuela A. T., de 83 años, tras haber recibido una sesión de diálisis. A consecuencia del choque la mujer resultó herida de gravedad y murió en el hospital tres días después.

Además de estos cuatro accidentes mortales, en los casi siete años que lleva funcionando el tranvía varias personas han resultado heridas de gravedad. Es el caso de C. T., una chica de 32 años que quedó en estado crítico tras ser atropellada en el Actur a principios de marzo de 2017 y que estuvo ingresada un mes en la uci y casi un año después del siniestro todavía tiene pendiente alguna operación relacionada con las heridas que sufrió.

Precisamente el Actur y el tramo que discurre por el eje Isabel la Católica-Fernando el Católico, escenario del último atropello mortal, se significan sobre el resto del trazado como los puntos con mayor concentración de atropellos del tranvía. Desde 2011, el barrio de la margen izquierda acumula ocho siniestros entre el Urbos 3 y viandantes, mientras que las vías de la zona universitaria han registrado seis atropellos. De hecho, el primer caso desde la puesta en marcha del tranvía tuvo lugar en el paseo de Isabel la Católica el 7 de octubre de 2012. Fernando N. C., un hombre que entonces tenía 44 años, resultó herido de gravedad.

Investigación en marcha

Fuentes de la Policía Local explicaron ayer que el equipo de Policía Judicial está ya inmerso en el esclarecimiento del accidente del sábado. Para determinar las causas utilizarán declaraciones de testigos presenciales y grabaciones de cámaras de vigilancia, entre otros medios. En este sentido, a buen seguro serán de gran ayuda en la investigación las cámaras de seguridad de una oficina bancaria que se encuentra a pocos metros del lugar del atropello y también las que están instaladas en la parada de la plaza de San Francisco y las que porta el propio tranvía. Las grabaciones del convoy y de la parada ya habían sido revisadas ayer por la empresa concesionaria, dentro del procedimiento habitual que se sigue cuando se produce un siniestro de este tipo. Según aclararon desde la empresa, en las imágenes vieron cómo el joven cruzó "de forma oblicua" por un paso de cebra que estaba "en rojo para los peatones". Este extremo tendrá que ser determinado por la Policía Judicial, que en los próximos días recibirá las grabaciones. La investigación también tendrá que determinar si la lluvia que caía en el momento del accidente sobre la capital aragonesa influyó de alguna manera en el siniestro.

Ayer se le realizó la autopsia a Francisco Javier de la Pascua pero no se facilitaron los resultados definitivos. El sábado, tras una primera inspección ocular en el lugar del accidente, las conclusiones preliminares del forense apuntaban a que el joven habría fallecido a causa de un fuerte golpe en la cabeza y el tórax. A consecuencia del impacto, la víctima quedó atrapada bajo el convoy y los bomberos tuvieron que liberarla. A pesar de este aspecto, fuentes de la sociedad Los Tranvías explicaron que el sistema anti arrollamiento que lleva integrado el tranvía funcionó el sábado como debía, porque este mecanismo evita que el convoy pase por encima de la víctima, pero no que quede atrapada.

Etiquetas
Comentarios