Zaragoza

El Ayuntamiento rescinde el contrato del capellán de Bomberos 34 años después

ZEC decide no renovar la vinculación del Consistorio con Luis Antonio Gracia, histórico sacerdote del cuerpo, que según Servicios Públicos percibía 4.200 € al año.

Gracia, en una misa del patrón de Bomberos.
Gracia, en una misa del patrón de Bomberos.
Heraldo

Es el histórico capellán de los Bomberos de Zaragoza. Su presencia es constante en cientos de actos religiosos vinculados con el cuerpo, desde la misa del día de su patrón, San Juan de Dios, hasta las bodas de los propios bomberos. Ahora, el Ayuntamiento de la capital aragonesa ha decidido no renovar el contrato que tenía con Luis Antonio Gracia desde hace ya 34 años. Esta medida ha causado sorpresa entre muchos de los trabajadores del cuerpo.

Aunque la relación de Gracia con el Consistorio comenzó varios años atrás –es el capellán de Bomberos desde hace 45 años–, desde el 1 de enero de 1983 tenía un «contrato de arrendamiento de servicios» para la atención de los oficios religiosos del cuerpo. Según fuentes de Servicios Públicos, esta vinculación contractual suponía unos 4.200 euros al año. Ahora, el gobierno de ZEC ha decidido acabar con ese contrato.

El concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero, informó a finales del año pasado a los servicios competentes que «no resulta posible acordar la prórroga propuesta», al no haber podido comprobar «las tareas asumidas por el arrendador de servicios» ni sus condiciones económicas.

Varios bomberos consultados por este periódico mostraron su «sorpresa» por esta medida, debido a la intensa vinculación histórica de Gracia con el Cuerpo. El sacerdote, que además es deán del Cabildo Metropolitano, oficia la misa del patrón de Bomberos, las bodas de miembros del cuerpo que se lo piden y los bautizos de sus hijos. También acude a algunos avisos graves que cubren los Bomberos, como sucedió en el atentado contra la Casa Cuartel. Además, es un gran conocedor de la historia del cuerpo, y ha llegado a escribir varios libros sobre el tema. Ayer prefirió no hacer comentarios sobre este asunto.

Esta decisión del gobierno de ZEC se une a la que tomó el año pasado de prohibir la celebración de la tradicional misa del día de San Juan de Dios en las instalaciones de Bomberos en Valle de Broto. También por orden de Cubero, este acto litúrgico –que se celebra desde 1953– se trasladó a la cercana parroquia de Santa Ana. Esta medida, que ZEC avisó de que se mantendrá durante los próximos años, causó malestar entre parte de los bomberos, que incluso llegaron a recoger firmar para pedir que la misa se siguiera celebrando en las instalaciones municipales.

Según fuentes de Servicios Públicos, estas medidas se enmarcan en el objetivo de conseguir «un Ayuntamiento más laico», en la línea de acciones como suprimir la subvención al autobús que llevaba a la romería de San Gregorio o las ofrendas florales que pagaba el Ayuntamiento en algunos actos religiosos.

Etiquetas
Comentarios