Zaragoza
Suscríbete por 1€

Los vándalos dan un peligroso paso más y se cuelan en cuatro portales para causar incendios

El humo subió por las escaleras y sacó de la cama a decenas de vecinos de madrugada: uno resultó intoxicado. La Policía indaga cómo entraron a los bloques, pero no hay detenidos.

Los pirómanos prendieron los útiles del cuarto de la limpieza del número 16 de Juan Pablo Bonet.
Los pirómanos prendieron los útiles del cuarto de la limpieza del número 16 de Juan Pablo Bonet.
Raquel Labodía

Los vándalos que desde hace años se dedican a incendiar la madrugada quemando contenedores a diestro y siniestro por toda Zaragoza cruzaron ayer una peligrosa raya. Porque, nadie sabe todavía cómo, lograron colarse en hasta cuatro portales de inmuebles del entorno del paseo de Sagasta para provocar otros tantos fuegos en los cuartos de contadores o de la limpieza. Al prender cubos de basura, productos químicos y cableado eléctrico, se generaron tremendas humaredas que ascendieron rápidamente por las cajas de escaleras provocando una alarma mayúscula entre los residentes.

Los pirómanos actuaron entre las 6.27 y las 8.05, por lo que las llamas y sobre todo el humo sorprendieron en la cama a decenas de vecinos que llegaron a sentirse encerrados y sin escapatoria. Por fortuna, los Bomberos intervinieron con rapidez y tan solo un vecino precisó de asistencia médica por intoxicación. Sin embargo, los daños materiales causados en algunas comunidades son muy importantes y hay propietarios que están todavía sin luz en sus casas.

La temeraria ruta de los pirómanos –suponiendo que sean más de uno– se inició a las 6.27 en el número 1 de San Ignacio de Loyola, donde un vecino evitó males mayores al vaciar un extintor sobre las llamas y evitar que se propagasen. Cuando llegaron los bomberos, el incendio estaba controlado y apenas necesitaron media hora para completar el servicio.

El segundo suceso se produjo a las 7.00 en el portal 114 del Camino de Las Torres, donde los equipos de extinción tuvieron que emplearse a fondo durante algo más de una hora. Allí, el fuego se inició en los cubos de basura y afectó seriamente a la instalación eléctrica."Los ascensores no funcionan y hay vecinos que se han quedado sin luz. El seguro nos ha dicho que los daños son cuantiosos y que no comenzarán a repararlos hasta este lunes", explicaba ayer el presidente de la comunidad cuando se dirigía a tramitar la correspondiente denuncia. "Los bomberos han estado bastante rato ventilando la escalera –añadía–, pero el olor a humo no desaparece".

Intoxicado en Juan Pablo Bonet

A priori, la única asistencia del 061 por inhalación de humo se produjo en el número 16 de la calle de Juan Pablo Bonet. Según explicaron los bomberos, un vecino salió al rellano asustado y acabó mareado y vomitando a consecuencia de la humareda. De ahí que le suministraran oxígeno y lo trasladaran de forma preventiva a un centro hospitalario.

El último de los incendios de la madrugada tuvo como escenario el patio del número 22 de la calle de San Antonio de Padua, donde el modus operandi fue prácticamente idéntico.El hecho de que esta quema se produjera en Torrero hace pensar que los vándalos podrían ser vecinos de este barrio que hubieran ido provocando fuegos de regreso a casa. En cualquier caso, la Policía Nacional mantiene la investigación abierta y todavía no hay detenidos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión