Despliega el menú
Zaragoza

La familia intoxicada por una mala combustión de su caldera en Montecanal recibe el alta

La elevada concentración de monóxido de carbono causó la afección a los padres y a los tres niños de 4, 9 y 13 años.

Imagen de la vivienda en la que se produjo la intoxicación.
El número 10 de la calle de Ermesinda de Aragón, vivienda en la que tuvo lugar la intoxicación.
Google Maps

La familia zaragozana que el lunes por la noche resultó intoxicada por monóxido de carbono en su vivienda del barrio de Montecanal debido a una mala combustión de su caldera está fuera de peligro. En total, cinco personas –tres menores y los padres– tuvieron que ser rescatadas por los bomberos de Zaragoza y ser trasladadas al hospital Miguel Servet. Según informaron fuentes del departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, los tres niños –de 4, 9 y 13 años– y los padres recibieron el alta este martes a lo largo de la mañana.

Los progenitores fueron los últimos en abandonar el área de observación. El suceso que desencadenó la hospitalización de todos ellos se produjo el lunes pasadas las 20.30 en la calle de Ermesinda de Aragón, en el barrio de Montecanal. A esa hora, la central de avisos de los Bomberos recibió una llamada de una patrulla de la Policía Nacional que les alertaba de que habían encontrado a un niño de 9 años llorando en el jardín de la vivienda. En el interior del inmueble, que tenía la puerta entreabierta, hallaron a los otros dos menores y a sus padres, que se encontraban adormecidos, en un estado de semiinconsciencia.

A su llegada, y tras la pertinente inspección, los bomberos realizaron las mediciones rutinarias para estos casos y detectaron niveles anómalos de monóxido de carbono, un gas altamente tóxico, sin color ni olor, por lo que es difícil de detectar. Ante esta situación, procedieron también a la inspección de las viviendas colindantes, cuyos ocupantes no sufrieron ningún daño. Las labores de los bomberos y los técnicos de la empresa del gas se prolongaron cerca de dos horas, hasta que se aseguraron de que no había ningún peligro para los vecinos de la zona. Al parecer, la cocina de la vivienda de la familia intoxicada está siendo reformada y la salida de gases de la caldera no da al exterior.

Inodoro, invisible y peligroso

La semana pasada se registró otro episodio de este tipo en la capital aragonesa. Fue el 21 de noviembre poco antes de la medianoche cuando dos jóvenes de 29 y 19 años ingresaron en el Royo Villanova con un cuadro de intoxicación por este gas tóxico. Les salvó la vida que otros dos veinteañeros de Santa Isabel pasaran por la calle de Gaspar Torrente, donde se ubica la vivienda en la que se encontraban los envenenados, y oyeran los gritos de auxilio. Los chicos, uno de ellos opositor a bombero, encontraron a la pareja de intoxicados semiinconscientes en el suelo de la vivienda, les auxiliaron y avisaron a los servicios de emergencia. Los bomberos corroboraron la existencia de elevados niveles de monóxido de carbono e inspeccionaron los alrededores de la vivienda unifamiliar, aunque no tuvieron que desalojar ninguno de los inmuebles colindantes.

Este gas tóxico es muy peligroso para la salud: produce desde vómitos a mareos pasando por estados de adormecimiento e, incluso, la muerte por envenenamiento cuando la exposición a él ha sido prolongada. Resulta difícil de detectar, porque es inodoro e incoloro.

Etiquetas
Comentarios