Despliega el menú
Zaragoza

El fiscal pide 3 años de cárcel para un hombre de 82 por presunta corrupción de menores

El acusado declara que la acusación es falsa y que lo que pretendían tres chicas que acudieron a su casa era robarle

Francisco H., durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
Francisco H., durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
Oliver Duch

Francisco H., de 82 años, se enfrenta a una pena de tres años de prisión por un presunto delito de corrupción de menores que él asegura que no existió. Al contrario, el anciano ha declarado este lunes que lo que buscaban las tres chicas -una de 12 años y dos de 16– que en octubre de 2016 fueron a su casa era quitarle bienes o dinero. De hecho, fue él mismo quien llamó a la Policía tras dejarlas encerradas en el salón de su casa, contrariado por los desperfectos que, en su opinión, le habían causado en su puerta días antes. Sin embargo, la cosa se torció cuando los agentes llegaron a su piso y, al ver a las tres menores llorando histéricas en el salón, se lo llevaron a él detenido.

Según ha explicado ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Francisco H., un día conoció a dos de ellas y una tercera que iba con ellas (esta última, adulta), cuando estaba sentado en un banco de su calle y le pidieron cortezas de las que estaba comiendo. Ha añadido que durante la conversación que entablaron les preguntó si alguna necesitaba trabajo, ya que él podía ofrecerles dinero por hacer las tareas de su casa. "Vinieron a verla y me preguntaron si tenía plata para limpiar, cosas de oro y que dónde tenía el dinero. Comprendí lo que querían y les dije que se fueran", ha manifestado. Asegura que poco tiempo después encontró su puerta quemada y la cerradura con silicona.

El 29 de octubre llamaron al timbre del portal. "Me dijeron que eran las chicas del otro día y les abrí. Cuando subieron, les dije que pasaran al salón y se sentaran y que iba a llamar a la Policía", ha afirmado. "Una vino a por mi con intención de pegarme y menos mal que reaccioné y le di una bofetada", aseguró.

Por su parte, de las tres chicas que lo denunciaron, ayer declararon solo dos ya que una está en estos momentos fugada de un centro de menores. Ambas coincidieron en que fueron a casa de Francisco H. para "pedirle explicaciones" porque días antes había «tocado el culo» a una de ellas. Una que ahora tiene 17 años ha relatado que, además, le hizo proposiciones sexuales, cosa que la que ahora tiene 13 ha asegurado que no oyó. Sí que ratificaron que el hombre dio una bofetada a la menor que no ha comparecido cuando esta le sujetó los brazos porque le impedía abrir la puerta de su casa para salir de ella.

Aunque el fiscal ha señalado que aprecia "lagunas interesantes" en los relatos de los testigos y también del acusado, ha mantenido su acusación por corrupción de menores y por un delito leve de lesiones por el tortazo. La defensa, a cargo del abogado Noé Gabás, ha solicitado la absolución alegando que no se cree una palabra de lo que afirman las menores y que su cliente no ha cometido ningún delito.

Etiquetas
Comentarios