Zaragoza
Suscríbete

El castillo Palomar, entre los mitos y leyendas del barrio de las Delicias

La Torre de los Palomar, cuyo origen se sitúa en el siglo XIX, contaba con una lujosa edificación en forma de castillo que hoy da nombre al parque construido en el mismo lugar.

El castillo Palomar, entre los mitos y leyendas del barrio de las Delicias
El castillo Palomar, entre los mitos y leyendas del barrio de las Delicias
Archivo COAA

El Centro Cívico Esquinas del Psiquiátrico acoge hasta el próximo 22 de octubre la exposición fotográfica ‘Delicias, mitos y leyendas urbanas’, un recorrido en imágenes que ayuda a conocer en profundidad la historia del barrio zaragozano de las Delicias.

La muestra está organizada por la asociación cultural Paso a Nivel, un colectivo formado por un grupo de amigos vecinos del barrio que desde hace casi 20 años se dedica a investigar y difundir la historia de Zaragoza y, en especial, del barrio de las Delicias a través de publicaciones y exposiciones fotográficas así como el desarrollo de diversas actividades socioculturales además de la creación de un archivo fotográfico.

La configuración del barrio de las Delicias estuvo marcada desde las últimas décadas del siglo XIX por la industrialización, que trajo consigo la llegada del ferrocarril a la ciudad y la instalación de tres estaciones en su entorno (Cariñena, Campo Sepulcro y Caminrreal) y la progresiva implantación de empresas como Averly, Chocolates Orús, Tudor o Cardé y Escoriaza, entre otras.

La exposición fotográfica del Centro Cívico Esquinas del Psiquiátrico, que puede visitarse de 10.30 a 13.30 y de 17.00 a 20.30, se articula en dos partes divididas en sendas plantas. En la primera de ellas se propone un repaso por la historia del barrio a través de las infraestructuras que han conformado la fisonomía de este distrito: la llegada del ferrocarril, la instalación del paso a nivel, los tranvías y trolebuses, la industria y la transformación del barrio de un ambiente rural hacia otro eminentemente urbano, así como aspectos diversos de la vida social, cultural y deportiva a lo largo de varias épocas.

En la planta superior, la muestra se dedica enteramente a uno de los espacios más enigmáticos y mitificados de este distrito: el castillo Palomar. En este apartado, la asociación Paso a Nivel, con Pascual Orduna al frente, ha trazado su historia a partir de diversa documentación encontrado en registros oficiales, además de varios datos aportados por historiadores de la Universidad de Zaragoza y vecinos del barrio que conocieron la historia de esta finca en su última etapa.

Según la investigación realizada, la muestra recoge que el origen de la finca tuvo lugar en 1851, “fecha en que el Ayuntamiento de Zaragoza adjudicó una finca rústica situada en el término de Miralbueno, partido de la Bombarda, llamado ‘Alto de la Bernardona’, actualmente Monsalud”.

Tras pasar por varios titulares, el 28 de marzo de 1877 fue adquirida por Narciso Palomar y Cebrián y Rafaela Mendivil y Fúrida a los herederos de Santiago Sarte “mediante documento privado por 19.000 pesetas, pagadas al contado. La finca tenía una superficie de 16 hectáreas y veinte áreas”, explica Orduna.

En su interior se construyó un edificio con forma de castillo, de estilo neomudéjar, “con una superficie de 574,88 metros cuadrados y un casetón de 45,34 metros cuadrados designados con los números 6 y 7 del barrio de Miralbueno”, añade.

El industrial harinero Narciso Palomar y Cebrián era tío del oftalmólogo Alejandro Palomar de la Torre y del primo hermano de este, Alejandro Palomar Mur, según las indagaciones de Arturo Bayod, publicadas en el grupo Fotos Antiguas de Zaragoza. Ambos fueron alcaldes de la capital aragonesa: Alejandro Palomar Mur, entre 1906 y 1907; y Alejandro Palomar de la Torre, en 1914.

Palomar ordenó construir hacia 1882 aquel edificio singular del que hasta la fecha no se conoce quién fue el arquitecto “ya que en esa época no era necesario presentar un proyecto autorizado y firmado. La normativa empezó a cambiar hacia 1911. A la muerte de Narciso Palomar, en 1885 el edificio se encontraba todavía en construcción y no se terminaría hasta finales de los años 20, siendo propietaria de esa parte de la finca Palomar Eustaquia Caballero y Castillejo”, relata Orduna.

Estuvo habitada de manera intermitente por sus propietarios, que disponían de ella para la organización de fiestas y celebraciones. El paso del tiempo, y de titularidad de unos herederos a otros, propició que desde 1941 hasta 1962 la finca quedase “al cuidado de una familia de guardeses (un matrimonio y sus dos hijos). Para entonces el edificio ya había comenzado a deteriorarse. A mediados de los 60 sus techos se vinieron abajo debido, entre otras razones, al expolio que sufrió durante años el edificio”, añade.

Durante años, el castillo Palomar fue un reclamo para muchos zaragozanos que acudían allí a pasar el día y a fotografiarse delante del singular edificio. Incluso quedó inmortalizado en el cine gracias a la película ‘Alma aragonesa’ (José María Ochoa, 1961) como uno de los escenarios elegidos para el rodaje de este filme.

Castillo Palomar 1960

En octubre de 1969, se publicó en el Boletín Oficial de la provincia el acuerdo de celebración de subasta con el fin de contratar las obras para la construcción de un parque municipal en el castillo Palomar. El 19 de diciembre de ese mismo año se adjudicó la contrata de las obras por 4.473.018,65 pesetas. Dentro de la memoria del proyecto se encontraba un apartado referente al castillo Palomar, según ha recopilado la asociación Paso a Nivel: “Por encontrarse completamente derruido el edificio del “castillo” previamente se ha de proceder a su demolición, para obtener la explanada en la que se situará una piscina infantil con servicios de aseo y vestuarios”.

La demolición del castillo Palomar se efectuó en 1970 y el parque fue inaugurado en 1971, con una superficie de 3,5 hectáreas, en la ladera de una de las terrazas de Miralbueno, junto a la carretera de Navarra. “En 1992, el parque se amplió con los terrenos de la colonia Tudor”, concluye Orduna.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión