Despliega el menú
Zaragoza

Doscientas personas reclaman que la vía verde del Jiloca llegue a la comarca

Una marcha partió de Villafeliche por la inconclusa Santander-Mediterráneo.

Los participantes, ayer por la mañana, ante la antigua estación del ferrocarril de Villafeliche.
Doscientas personas reclaman que la vía verde del Jiloca llegue a la comarca
macipe

Celebración y reivindicación. Estas fueron las dos vertientes que coincidieron ayer en la marcha senderista organizada en Villafeliche en la que participaron cerca de 200 personas. Los asistentes recorrieron en dirección a la vecina localidad de Murero un tramo de seis kilómetros de la línea ferroviaria que conectaba Calatayud y el Grao de Valencia, integrada en la inconclusa Santander-Mediterráneo.

"Aunque lleva 32 años cerrada, la gente del pueblo está muy ligada a la vía y en nuestro caso hemos rehabilitado todo el entorno de la estación", esgrimía el alcalde del municipio, Agustín Caro. "No vamos a parar de reivindicar que llegue la vía verde, tengo la confianza de que va a ser así y agradezco los esfuerzos de la Comunidad de Calatayud", dijo. De hecho, en la última sesión del consejo comarcal, el presidente, Ramón Duce, explicó que está previsto que este año, con financiación del ADRI Calatayud Aranda, se presente ante Adif el proyecto para transformar el antiguo trazado del tren en un sendero.

Ya ha recibido el visto bueno en el tramo que va desde Murero hasta Villanueva de Jiloca, en el límite con la provincia de Teruel. El viernes se hizo pública la firma del contrato de arrendamiento entre la comarca de Campo de Daroca y el administrador ferroviario para adecuar, en un plazo de dos años, los 15 kilómetros de dicho recorrido, cuyo coste de un millón de euros asumirá Medio Ambiente, según el presidente comarcal, Javier Lafuente.

"En Daroca han estado más ágiles, pero vemos que para la comarca de Calatayud también hay luz", insistió Agustín Caro. La jornada mezcló la parte festiva con la reivindicativa. Este acto se viene repitiendo desde hace más de 7 años en septiembre y en mayo, unas veces hacia Murero, como este año, y en otras ocasiones, río abajo, hacia Morata de Jiloca. Los participantes en la andada contaron con un buen almuerzo para reponer fuerzas en un recorrido "de los más bonitos de toda la línea". Así, la marcha transcurrió a través de túneles y puentes por las hoces del Jiloca, donde además de un importante patrimonio de fauna y flora, también resisten los vestigios industriales de la zona, con los molinos que formaban parte de las Reales Fábricas de Pólvora.

Para Agustín Caro, este itinerario puede ser "una de las pocas vías para poder atraer vida a estos pueblos". En este sentido, remarcó que el sendero podría funcionar como "escaparate" de la localidad y, al mismo tiempo, para "vertebrar el territorio y fijar algo de población".

Etiquetas
Comentarios