Despliega el menú
Zaragoza

Seis tensas horas de insultos, abucheos y gritos en defensa de la bandera

Unas 600 personas se concentraron ayer a las puertas del pabellón Siglo XXI. La Delegación del Gobierno habla de un policía herido y 15 personas identificadas.

Irene Montero y Pablo Iglesias, de Podemos, a la salida de la asamblea celebrada ayer en Zaragoza.
Irene Montero y Pablo Iglesias, de Podemos, a la salida de la asamblea celebrada ayer en Zaragoza.
J. M. M.

Fueron seis horas tensas las que se vivieron ayer a las puertas del pabellón Siglo XXI de Zaragoza, donde se celebraba la asamblea convocada por Unidos Podemos en favor de un referéndum pactado en Cataluña. Desde las 9.00 de la mañana, grupos de personas se fueron concentrando en el entorno de la instalación deportiva municipal hasta alcanzar, al mediodía, varios centenares (alrededor de 600 según datos de la Delegación del Gobierno de Aragón).

En las primera horas, la presencia de manifestantes fue escasa. Entre 9.00 y 9.30, hora de comienzo del acto político, la cifra rondaba la treintena. Entre estos primeros asistentes a la movilización destacó la presencia del diputado de Ciudadanos Jesús Ansó, que acompañaba a un grupo de la Plataforma Sijena Sí.

Conforme pasaron las horas y, sobre todo, a partir de las 12.00, el número de concentrados fue en aumento. Este incremento se debió a una convocatoria, espontánea y no comunicada previamente a la Delegación del Gobierno, que se lanzó a través de las redes sociales llamando a los zaragozanos a una manifestación prevista para mediodía en la explanada del pabellón.

A partir de esa hora, y hasta pasadas las dos de la tarde, un número de personas que fue en aumento hasta superar el medio millar, muchas de ellas con banderas españolas o aragonesas, rodearon el pabellón. Lo hicieron insultando e increpando a los asistentes al acto que se celebraba dentro y coreando consignas en defensa de la enseña nacional y en contra del referéndum y la independencia catalana. Entre los eslóganes, los más repetidos fueron "soy español", "mi bandera no se quita" y "no somos fascistas, somos españoles". El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, fue uno de los políticos más insultados, con gritos en los que se pidió su dimisión y eslóganes de "este alcalde no nos representa" y "Santisteve vuelve al Caribe".

La tensión llegó a tal punto que la organización del evento decidió a mediodía cerrar las puertas del pabellón para evitar enfrentamientos entre los manifestantes y los asistentes a la asamblea, ya que los concentrados se mostraban cada vez más airados y abucheaban e insultaban a todo el que salía del edificio.

El incidente que sufrió la presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, que recibió en el pecho el golpe de un botellín de agua lanzado por un manifestante, fue el más grave registrado durante la protesta. Tras este suceso, llegaron nuevos refuerzos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), que se sumaron a los que ya estaban de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y de la Policía Local. Los efectivos de seguridad habían ido aumentando a lo largo de la mañana, a medida que la tensión fue al alza.

Polémica por la seguridad

Este operativo fue posteriormente criticado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que acudió a Zaragoza para participar en la apertura de la asamblea. Colau pidió explicaciones al PP por "desproteger a cientos de cargos mientras tiene miles de policías parados en el puerto de Barcelona". También el portavoz de Zaragoza en Común, Pablo Muñoz, reprochó que la Delegación del Gobierno no garantizara, en su opinión, la seguridad durante la asamblea de cargos. Asimismo, Podemos, IU, Equo, ERC, Compromís, Pdecat, En Marea, Catalunya en Comú y ZEC manifestaron su repulsa ante la actitud del ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido y denunciaron "la inacción" del delegado del Gobierno. Por la tarde, Zoido llamó a Podemos, lo que agradeció el partido.

Por su parte, la Delegación del Gobierno reconoció que en la concentración hubo "momentos de tensión", pero defendió la actuación policial, que calificó de "correcta y proporcionada". En una nota de prensa, aseguró que un agente resultó herido –sin concretar la gravedad– y que se identificó a 15 manifestantes.

En cuanto al acto, la Policía Nacional optó finalmente por retrasar media hora la salida de los asistentes a la asamblea hasta que alejó totalmente del entorno del edificio a los 200 manifestantes que quedaban frente al Siglo XXI a las 14.30. Sobre las 15.00, los participantes abandonaron el edificio sin incidentes.

Etiquetas
Comentarios