Zaragoza

José Félix Lajusticia: "Hay que trabajar en común para evitar la despoblación"

Alcalde de Munébrega por el PAR lleva 22 años en el cargo. Considera fundamental atraer iniciativas empresariales y turísticas para mantener con vida los pueblos.

José Félix Lajusticia, en museo de Munébrega junto al lienzo de Juan Fernández de Heredia.
José Félix Lajusticia, en museo de Munébrega junto al lienzo de Juan Fernández de Heredia.
Macipe

Lleva ya 22 años como alcalde...

Fui elegido por primera vez en 1995, con 27 años, y ya llevo 22 en el cargo, primero en el PP y ahora en el PAR. Fue una decisión entre amigos, para hacer cosas por nuestro pueblo. Apostaron por mí y aquí seguimos, haciéndolo lo mejor que se puede.

¿Qué ha cambiado en todo este tiempo?

Munébrega es un ejemplo de un pueblo de Aragón, y Aragón es un ejemplo de España y de la despoblación. Ahora hay más servicios, más infraestructuras, pero menos vecinos. Creo que tenemos que trabajar en común para evitar el despoblamiento de nuestra tierra porque si no todos los servicios e inversiones que hemos hecho para que haya más gente no servirán de nada.

¿El colegio resiste?

El paso del tiempo nos está dejando con una población muy escasa, sobre todo entre los 3 y 10 años. Ojalá que se dé algún cambio y que no se cierre, pero como pasa en otros municipios, el camino que llevamos es que en cinco o siete años se cierre la escuela.

¿Qué se hace para evitar la despoblación en Munébrega?

Somos un pueblo con servicios, muy bien ubicado, con Calatayud, Ateca y el monasterio de Piedra como fuentes de empleo. Nos gustaría que hubiera más trabajo para mantener a la población, porque si no los jóvenes y familias con hijos se van a las capitales y a las ciudades grandes.

El municipio tiene 410 habitantes y cuenta con numerosos servicios...

Tenemos centro de día, gimnasio, cuartel de la Guardia Civil, médico y ATS, farmacia, gasolinera, establecimientos de turismo rural, albergues, campamentos, un parque de arborismo… Esta instalación favorece la contratación de monitores, cocineras y es un punto de empleo juvenil mediante la Asociación La Zarandilla, que, a través de Josefa Moreno, motor de muchas actividades en el pueblo, da un servicio de calidad.

Hay también un polígono industrial.

Así es, y esperamos que pueda implantarse alguna empresa. Pero es algo difícil y no es gratuito. La DGA debería ayudar para que se establezcan iniciativas en los municipios.

A partir de invierno se quedarán solo con el restaurante, porque el bar del pueblo acaba de cerrar sus puertas por jubilación.

Creo que es una oportunidad para que una familia pueda invertir y tener un negocio abierto, como ha ocurrido durante 40 años con el que ha cerrado. Sí que se puede mirar alguna alternativa para tener un punto de encuentro y tomar un café, pero mientras una familia pueda ganarse la vida y ponerlo en marcha, el Ayuntamiento no va a entrar.

Una curiosidad. En el pueblo hay cinco fuentes. Una tiene un caño, otra dos... y así hasta cinco.

Las cinco fuentes vienen de manantiales, pero la de cinco caños, construida por don Juan González en el siglo XVI, se secó hace dos años por el descenso del nivel freático.

Con la importancia que tiene el frutal en la economía local, ¿cómo están afrontando en la localidad la sequía?

Con mucha preocupación. El regadío es de pozo, pero sí que es verdad que hace 60 años los pozos se hacían a unos 20 o 25 metros y ahora se están haciendo a 140, 160 o 200 metros. En nuestro caso se ha reducido el viñedo y ha crecido la presencia del cerezo y del almendro. Existe preocupación por la falta de lluvias y porque vemos que no se recupera. Nosotros pelearemos por mantener y cuidar el patrimonio que ha pasado de generación en generación.

Entre el patrimonio con el que cuenta Munébrega hay varios hijos ilustres…

Todo su legado se puede visitar en nuestro museo, que guarda importantes cuadros, orfebrería, documentos… Tenemos hasta trece personajes, entre los que están don Juan González, inquisidor y uno de los que más patrimonio cultural dejó; Fray Julián Garcés, evangelizador en México y que se caracterizó por su defensa de los derechos humanos de los indígenas; el cardenal Lobera; varios Justicias de Aragón… Destaca en especial Juan Fernández de Heredia, gran maestre de la Orden de Malta, que tuvo la mayor biblioteca de Europa, que promocionó al Papa Luna para que fuera Papa.

De hecho hasta se llegó a establecer el ‘Here-día’, una jornada para reunir al mayor número de personas apellidadas Fernández de Heredia.

El año pasado no pudo realizarse, y a ver si este año sí se consigue. Es una jornada importante para destacar su figura y que sirve para unir a los que llevan el apellido Fernández de Heredia. Todavía son muchas las personas repartidas por España.

Las raíces de Munébrega se hunden en la celtiberia. ¿Cómo se está conservando ese legado?

No se están haciendo excavaciones en Mundobriga, aunque en su momento intentamos que hubiera trabajos a través del 1% cultural, pero con la crisis se frustró. Es algo que nos gustaría recuperar y que saliera a la luz toda la historia que hay bajo tierra.

¿Cómo han recibido el anuncio de la reforma de la carretera que va desde Calatayud al monasterio de Piedra?

Desde antes de ser alcalde ya se reclamaba y se hizo un proyecto para quitar curvas, porque todos los turistas que salen de la A-2 se enfrentan a curvas peligrosas pasado nuestro pueblo y hasta Nuévalos, pero la falta de presupuesto lo dejó en la estacada. Es una demanda, reiterada desde otros pueblos como Campillo de Aragón. Este plan es bienvenido y son esas las iniciativas que ayudan a desarrollar el aspecto empresarial, turístico y social.

Etiquetas
Comentarios