Despliega el menú
Zaragoza

20.000 kilómetros en un Seat Marbella con dos fines solidarios

El zaragozano Ignacio Moreno participará en el Mongol Rally, un periplo que le llevará de Berlín al norte de Mongolia.

Ignacio, en el centro y sobre el viejo coche, junto a sus dos compañeros.
Ignacio, en el centro y sobre el viejo coche, junto a sus dos compañeros.

Tres amigos, un Seat Marbella de 1996 y dos meses para completar un trazado de 20.000 kilómetros entre Alemania y Mongolia (y vuelta) que, sobre el mapa, tiene una pinta espectacular. Así será el viaje que Ignacio Moreno Aznar, un zaragozano de 33 años, iniciará el próximo 18 de julio desde Berlín como participante de la décimocuarta edición de la Mongol Rally.

A este trabajador social le acompañarán dos colegas alemanes a los que conoció hace años en un voluntariado y con los que ha formado el equipo 'The Lady Gagarins'. La finalidad del proyecto es solidaria -por partida doble-, ya que todas las ganancias que obtengan de los esponsors y a través del 'crowdfunding' (cuestación digital) irán a parar a dos oenegés: Cool Earth (dedicada a la preservación de las selvas) y Handicap International (que busca eliminar las barreras arquitectónicas en todo el mundo).

La carrera ya tiene 341 equipos inscritos y el recorrido es para atarse los machos. "Saldremos de Berlín en dirección a la República Checa y allí haremos el primer encuentro con los otros participantes", explica Ignacio. "Luego vendrán Austria, Eslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, Turquía y Georgia".

Armenia y Azerbayán serán las siguientes paradas. "La idea es coger un ferry hasta Turkmenistán, aunque no es fácil reservarlo. Tendremos que ver cómo organizamos este paso", apunta el zaragozano. El vetusto automóvil se enfrentará entonces a la inhóspita Asia central, donde las carreteras no siempre son de asfalto... si es que las hay. Uzbekistán, Kirguistán, Kazajistán, un pequeño trecho de Rusia y Mongolia pondrán a prueba la robustez del pequeño coche, comprado hace un año y preparado para la causa.

"Elegimos el Seat Marbella -indica el joven- porque hice un pequeño estudio y vi que los coches de menos de mil caballos (así lo exige el reglamento de la carrera) que mayor porcentaje de llegada a meta tienen eran éste y el Seat Panda. Además, lo hemos equipado a conciencia, le hemos colocado un cubrecárter para proteger la parte baja y le hemos colocado un portabultos en el techo. Llevamos de todo: kits de supervivencia, mapas de papel, bidones de gasolina, agua y pastillas potabilizadoras, maletín con camping gas... todo lo necesario para cualquier situación que nos podamos encontrar".

En algunos países no les resultará sencillo entenderse con los locales. Pero lo intentarán: "Entre los tres nos manejamos en inglés, francés, español, alemán y uno de mis amigos habla algo de ruso, que intenta perfeccionar. Aunque al final, si dos personas se quieren entender, se entienden. De hecho, nuestra idea es pararnos a conocer los sitios y tomar té con la gente, ya que uno de las empresas que nos apoyan es una marca de té".

¿Y dónde dormirán? "Llevamos una tienda de campaña bastante grande, pero ya hemos contactado con varios usuario de 'Coachsurfing' para poder dormir algunas noches bajo techo. La gente en esa zona del mundo es muy abierta y hospitalaria".

La frontera con Afganistán

El viaje, en realidad, no concluirá en Mongolia. Una vez en Ulán Bator, el trío virará al norte, hacia el lago Baikal, en Siberia, donde este año terminará el rally. Durante el viaje pasarán cerca de la frontera de Afganistán, algo que "aunque nos lo tomamos con la debida precaución, no nos preocupa, ya que son zonas con menos peligro del que parece. En todas las ediciones del rally solo ha fallecido una persona y fue por un accidente de tráfico", comenta Ignacio.

La vuelta la realizarán por Rusia, a través de autopistas y carreteras más fiables. Pero antes habrán visto y retratado miles de estampas para el recuerdo, de los que el zaragozano destaca, por la ilusión que le genera, dos emplazamientos: "Una es Samarcanda, que desde hace años me viene llamado la atención. El otro, el pozo de Darvaza, conocido como la puerta al Infierno, una antigua prospección de gas que lleva cuatro décadas ardiendo".

¿Cómo colaborar con el proyecto?

Además de empresas que quieran esponsorizar al equipo, 'The Lady Gagarins' ha abierto una página en la que colaborar con pequeñas aportaciones económicas: https://www.gofundme.com/theladygagarins

Etiquetas
Comentarios