Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

El acusado asegura que siente mucho lo ocurrido y que solo quería poner en evidencia a la víctima

Iván K. está acusado de un delito de lesiones graves por la paliza que le propinó al atleta Iván Ramírez en octubre del año pasado.

El presunto autor de la paliza a Iván Ramírez, el joven búlgaro I. K. S.
El juez envía a prisión preventiva al presunto agresor del atleta Iván Ramírez
Oliver Duch

El acusado de herir gravemente a Iván Ramírez declaró esta semana en el juzgado que "siente mucho" lo que ocurrió y que "no querían" que todo esto acabara "así". Ante el juez, aseguró que solo querían "poner en evidencia" a la víctima. Según su abogado defensor, José Cabrejas, con ese "poner en evidencia" se refiere a que cuando el deportista contactó con la novia del acusado su intención era mantener relaciones con ella, que en ese momento tenía 17 años. "Le llegó a enviar fotos propias de contenido sexual, por lo que el motivo de mi cliente era revelar esta circunstancia ante sus familiares", explicó.

Según el abogado, Iván K. admite que le pegó pero que su intención no era causar esas lesiones y que estas vinieron motivadas por la "caída al suelo". "Mantenemos que los hechos constituyen un delito de lesiones en concurso con otro de lesiones graves por imprudencia", dijo. Puso de relieve la voluntad de Iván K. de reparar el daño en la "medida de sus posibilidades" y que ha comenzado a depositar una cantidad de dinero mensual en el juzgado.

En su declaración, prestada el 16 de mayo, Iván K. aseguró que él fue el único que tuvo contacto físico con Iván Ramírez y dijo que no intervino ni su primo Aleks T. ni su novia. Recordó que el día de la agresión estuvo en el centro médico con la Guardia Civil "reconociendo los hechos" y que fueron los agentes los que le dijeron que se fuese para no tener contacto con la madre de la víctima, que estaba al llegar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión