Despliega el menú
Zaragoza

De Zaragoza a las mejores compañías de danza del mundo

Más de 40 bailarines formados en Zaragoza están trabajando en el extranjero. El Ayuntamiento quiere dar visibilidad a estos profesionales e impulsar la danza en la ciudad.

Gonzalo Preciado, bailarín zaragozano del Ballet Nacional de Letonia, en una actuación con el Conservatorio en el Teatro Principal.
Gonzalo Preciado, bailarín zaragozano del Ballet Nacional de Letonia, en una actuación con el Conservatorio en el Teatro Principal.
Biqubica

Este sábado se celebra el Día Mundial de la Danza, y decenas de bailarines nacidos y formados en Zaragoza lo celebrarán repartidos por todo el mundo. Como Gonzalo Preciado, de 22 años, bailarín del Ballet Nacional de Letonia. "El Día de la Danza lo pasaré bailando", cuenta la víspera en un descanso de sus ensayos. O como Julia Carnicer, de 37, bailarina de la compañía de la Ópera de Lyon, ahora de gira. "Es una profesión dura, en la que nos alejamos de nuestra familia y nuestras raíces, pero también es muy bonita".

Más de 40 bailarines formados en el Conservatorio Municipal Profesional de Danza y las escuelas privadas de Zaragoza (como María de Ávila, Coppelia o Emilia Baylo) están trabajando en las mejores compañías del mundo. Desde que María de Ávila impulsó la danza en Zaragoza y España, muchos bailarines han seguido sus pasos y se considera Zaragoza la cuna del ballet en España.

El Ayuntamiento de Zaragoza se ha propuesto impulsar la danza y dar visibilidad a estas figuras internacionales formadas aquí pero que trabajan fuera. Así nació el proyecto 'Cartografía danza'. "Estamos dibujando un mapa de los bailarines, coreógrafos y docentes zaragozanos repartidos por el mundo. Son grandes estrellas y muchos no son conocidos aquí. Queremos dar visibilidad a su trabajo y aprovechar su talento. Vamos a proponerles que en sus viajes a Zaragoza impartan talleres y charlas para los estudiantes y profesionales zaragozanos. Y queremos que sus compañías puedan venir a actuar a Zaragoza", explica Fernando Rivarés, consejero de Cultura.

El Ayuntamiento ya ha contactado con algunos de ellos, como Andrés García, Alejandro Longines, Patricia Gracia, Julián Juárez, Jorge García, Rubén Martín, Luisa Sancho, Carlos Lázaro o Gonzalo García. Este mapa de bailarines zaragozanos por el mundo forma parte de un proyecto más amplio de difusión de la danza en la ciudad, con una programación estable, colaboración con las escuelas privadas y con las compañías que trabajan en la ciudad.

"Tenemos una cantera maravillosa. Zaragoza es cuna de la danza a nivel nacional. De aquí han salido grandes bailarines que triunfan fuera. Es una pena que los bailarines tengan mayor reconocimiento social y económico en el extranjero que en España. Es muy bueno que apreciemos y destaquemos este talento que sale de centros como nuestro conservatorio o las escuelas privadas de la ciudad", afirma Silvia Gonzalvo, directora del Conservatorio Municipal Profesional de Danza de Zaragoza (único centro de estudios oficiales de danza de Aragón).

Se forman en Zaragoza y bailan en el extranjero

Gonzalo Preciado es uno de los últimos ejemplos de jóvenes talentos formados aquí que triunfan fuera. Él se formó en el Conservatorio de Zaragoza, en el English National Ballet School en Londres y en el Estudio de María de Ávila de Zaragoza. Desde 2015 baila en el Ballet Nacional de Letonia: es el primer español aceptado en esta compañía y uno de los pocos extranjeros. Siempre que puede vuelve a Zaragoza a colaborar o actuar, como en la gala de fin de curso del conservatorio en junio del año pasado.

"En Zaragoza tenemos una formación buenísima, somos la cuna del ballet clásico en España. Es un honor. Aquí se planta la semilla para desarrollarnos luego como personas y como bailarines. Hay un sello de identidad aragonesa, una rasmia y una manera de bailar que se va heredando de generación en generación desde María de Ávila, pasando por Víctor Ullate, Ana Laguna, Cristina Miñana, Ángel Corella, Tamara Rojo y tantos otros", cuenta. En este sábado, Día de la Danza, tiene la agenda a tope: una hora de clase, cuatro de ensayo y actuación por la tarde.

Julia Carnicer, formada también en el conservatorio, lleva veinte años fuera de Zaragoza y ha trabajado en cinco compañías internacionales. En 1997 ganó un prestigioso premio de danza en Lausana que fue el punto de partida de una larga carrera. Desde 2011 baila para el Ballet de la Ópera de Lyon, con el que ahora está de gira por Francia. Tiene una hija de 2 años y vuelve a Zaragoza por vacaciones para ver a su familia. Pero en estas dos décadas no ha tenido la oportunidad de bailar en casa.

"Zaragoza es nuestra cuna, pero trabajar aquí es casi imposible. Muchos bailarines españoles estamos fuera porque no hay trabajo para nosotros en España. Para algunos es duro emocionalmente estar lejos de sus raíces. A mí me gusta viajar y me he acostumbrado a este tipo de vida", reflexiona desde un tren que recorre Francia.

Actuaciones por el Día de la Danza

Mientras Gonzalo, Julia y otros bailarines zaragozanos bailan fuera, el Paseo de la Independencia de Zaragoza se convertirá este sábado en una gran sala para los que se están formando en Zaragoza. El Centro de Danza del Patronato Municipal de Artes Escénicas organiza una gran exhibición de barra (a partir de las 12.00) con la participación de ocho escuelas de la ciudad: Academia Foss, Centro Antonio Almenara, Centro Arantxa Argüelles, Conservatorio Municipal Profesional, Coppelia, Escuela Emilia Baylo, Estudio 12 y Dance and Style.

Como adelanto de la celebración del Día Internacional de la Danza, unos 165 alumnos del Conservatorio bailaron este viernes en el patio del antiguo cuartel de Palafox. Y este sábado, a las 19.00 la Compañía Aragonesa de Danza (LaMov y la compañía de Miguel Ángel Berna) ofrece una actuación gratuita por las salas del museo.

Etiquetas
Comentarios