Despliega el menú
Zaragoza

Un viaje en el tiempo con Santisteve en el Canfranero

Una veintena de alumnos de bachillerato del instituto Pilar Lorengar disfrutaron de actuaciones teatralizadas dentro del vagón entre Zaragoza y Canfranc.

Santisteve disfrutando de la actividad en el Canfranero con los alumnos.
Un viaje en el tiempo con Santisteve en el Canfranero
@PedroSantisteve

Un viaje desde Zaragoza hasta Canfranc, en el Pirineo oscense, y otro desde la época romana hasta el presente más inmediato ha sido la actividad que han completado una veintena de alumnos de bachillerato del instituto Pilar Lorengar de la capital aragonesa, quienes han estado acompañados del alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve.

La actividad, fruto del hermanamiento suscrito en marzo del año pasado entre los ayuntamientos de Zaragoza y Canfranc, ha transportado a los escolares a diferentes épocas pasadas mediante actuaciones teatralizadas dentro del vagón que han tenido como nexo común el trayecto que realiza el histórico tren Canfranero, además de visitar, una vez llegados al destino, el Laboratorio Subterráneo de Canfranc (LSC) y su estación internacional de ferrocarril.

Esta máquina del tiempo sobre raíles -o anacronópete, término con el que llamó el escritor Enrique Gaspar y Rimbau a su novela de 1887 y que ha tomado prestado el actor encargado de las representaciones- ha iniciado su viaje en la estación de cercanías de Goya con el sonido de la gaita y el laúd de fondo en una Zaragoza que amanecía lluviosa.

Tras este primer encuentro con el tren, Blas, un trabajador de la estación internacional de Canfranc durante la Segunda Guerra Mundial, ha situado el vagón en 1974 para explicar la importancia que tuvo en el conflicto global la estación y ha lamentado cómo esta línea férrea dejó de realizar el trayecto internacional hasta Francia después de que, en 1970, el tren descarrilara en el puente de L'Estanguet, ya en el país galo.

El siguiente salto en el tiempo ha viajado hasta la tercera década del siglo XIX a la altura de Huesca, cuando el soldado carlista Mikelo, vestido con el traje militar rojo de esta facción, ha animado a los viajeros a alistarse en su bando para combatir a las tropas isabelinas, pretexto que ha utilizado para relatar los sucesos clave que tuvieron lugar en la zona transitada durante la Primera Guerra Carlista.

El paisaje comenzaba a volverse más agreste conforme el tren avanzaba en su recorrido y, llegados a Riglos, las imponentes paredes de sus mallos y las fortalezas que allí se erigen han invitado a explicar la historia de la reina consorte Berta de Aragón, su marido, el rey Pedro I, y el "reino" que encabezó la regente durante 12 en este enclave en pleno siglo XI.

Ya en la comarca de la Jacetania ha hecho su aparición el último personaje de este viaje, el rey aragonés Sancho Ramírez, quien se ha centrado en la etapa histórica que supuso el crecimiento de Aragón como reino y, dramatizado como un líder fuerte y altivo, ha insistido en clave de humor en la importancia de la guerra psicológica para vencer a sus adversarios.

Cada actuación, didácticas, entretenidas y con la música presente en todas ellas, ha resultado una combinación equilibrada de éstas características y ha amenizado el viaje con sus relatos y los sonidos de instrumentos tradicionales aragoneses como el salterio y el chiflo.

Una vez llegados a Canfranc, Santisteve ha afirmado a los medios de comunicación que este viaje permite que los alumnos conozcan Aragón y también el municipio oscense y ha desvelado la intención de que durante el año que viene se duplique el número de viajes que se han realizado.

El alcalde zaragozano ha aprovechado la ocasión para reivindicar la reapertura de la línea internacional, un hecho "clave para la exportación aragonesa y "fundamental" para Zaragoza ya que enlaza con el corredor atlántico y pone a la capital aragonesa en posición "de hermanarse con ciudades como Toulouse o Burdeos y abrir un canal para la exportación de una potente plataforma agroalimentaria como es Mercazaragoza".

Por su parte, la primera teniente de alcalde de Canfranc, Maite Casasnovas, ha asegurado que se trata de una "gran satisfacción que por fin un hermanamiento tenga un fruto físico", cuyos resultados han sido "muy satisfactorios" con en estos primeros viajes, a la vez que ha confiado en que la iniciativa "siga adelante".

Juan, uno de los estudiantes que ha realizado este trayecto, ha asegurado que se trata de "una buena forma de aprender Historia" ya que, apoyada en la música, "anima bastante, sobre todo en un viaje largo como éste", opinión que ha encajado con la de su compañero Mario, a quien el viaje le ha resultado bastante entretenido".

Los participantes en esta actividad, dirigida a estudiantes de 16 a 18 años de diferentes centros educativos de Zaragoza, han sido seleccionados tras participar en un concurso de pósteres que explicarán el trabajo del Laboratorio Subterráneo de Canfranc.

Hasta veinte centros han concurrido en el concurso que, finalmente, ha elegido a cinco centros que están llevando a cabo los viajes los días 14, 15, 16 y 21 de diciembre y el 13 de enero del próximo año.

Etiquetas
Comentarios