Despliega el menú
Zaragoza

"Llevamos cien años en San Pablo y aquí queremos seguir"

Las asociaciones de vecinos de Conde Aranda y Zaragoza Antigua homenajean hoy a la familia Perdiguer.

Juan Carlos y Ramón en Casa Perdiguer, en el número 39 de la calle de San Pablo
Juan Carlos y Ramón en Casa Perdiguer, en el número 39 de la calle de San Pablo
Raquel Labodía

Su apellido está tan ligado a la calle de San Pablo, que las asociaciones de vecinos de Conde Aranda y Zaragoza Antigua homenajearán hoy a la familia Perdiguer, que en 2017 cumplirá cien años en el corazón de la ciudad. Su historia comenzó con Ramón Perdiguer y Dominica Moliner, procedentes de Mas de las Matas (Teruel). En 1917 alquilaron un local en el número 61 e instalaron una tienda de vinos que permaneció abierta hasta los 90, cuando el establecimiento se trasladó a su actual ubicación, el número 39. Eran los abuelos de Ramón, patriarca y tío del actual propietario de Casa Perdiguer, Juan Carlos. "Da gusto que te reconozcan en tu barrio. Queremos continuar aquí, aunque mantener un negocio en el Casco es muy difícil. Sin falsa vanidad, creo que nuestra tozudez, seguir estando aquí contra viento y marea, nos ha convertido en un ejemplo a seguir", señala Juan Carlos.

En un siglo San Pablo ha cambiado mucho. "Yo lo he conocido desde chiquillo. Han desaparecido algunas tiendas y han abierto otras. Antes había dos farmacias y varias tiendas de comestibles", apunta Ramón, que en enero cumplirá 90 años. El homenaje reunirá a entre 30 y 40 personas que, de una forma u otra, llevan el apellido Perdiguer. Pertenecen a la 3ª, la 4ª y la 5ª generación y "habrá bastantes tataranietos", cuentan.

 

La celebración comenzará a las 11.00 con una misa en la iglesia de San Pablo. Media hora más tarde se descubrirá una placa conmemorativa en la fachada del establecimiento y a las 12.00, ya en la Casa Amparo, Manuel Barrios, en representación de los comerciantes, y Ramón tomarán la palabra, antes de un colofón con jotas.

María Luisa Santa Fe, presidenta de la asociación de vecinos de Conde Aranda, asegura que los Perdiguer son "gente que ha trabajado por el barrio y que lo quieren". "Están muy arraigados en el sector vitivinícola y su tienda ha dado mucha vida a San Pablo".

Ramón, reconocido cinéfilo, fue también fundador de la tertulia Perdiguer con 69 años. Su pasión por el séptimo arte comenzó con ‘El arca de Noé’ a los 4 años y se mantiene hoy: de la actual cartelera recomienda ‘La Jota’, de Saura, y ‘Sully’, el último largometraje que ha visto en la gran pantalla.

Etiquetas
Comentarios