Despliega el menú
Zaragoza

Pozuel de Ariza brinda con y por el agua potable

Los vecinos llevan décadas sin poder beber del grifo por los altos niveles de sulfatos y nitratos. Ayer, con una comida popular dieron por inaugurada la potabilizadora.

Sánchez Quero y Bermúdez retiran el cartel de 'No potable'.
Pozuel de Ariza brinda con y por el agua potable
Macipe

Brindar con agua no está muy bien visto –al menos para los supersticiosos–, pero el brindis de ayer en Pozuel de Ariza no podía ser con otro líquido. Porque, precisamente, después de décadas sin poder beber agua del grifo por los altos niveles de sulfatos y nitratos que la hacían no apta para el consumo, los vecinos celebraban que ya pueden consumir el agua de la red o utilizarla para cocinar.

"Hemos recuperado el derecho al agua y de esta forma hemos facilitado la vida a los vecinos y podemos garantizar su salud", decía la alcaldesa de Pozuel de Ariza, Encarna Bermúdez (IU-Zgz). Para ella, el de ayer fue un día con el que "pasar una página en la historia de la localidad". Según sus indagaciones en los archivos locales, en los años 50 se solicitó el agua corriente para la localidad y en la década posterior llegó. "Entonces se bebía, pero en los noventa comenzaron las primeras críticas a los vertidos ilegales que provenían de una granja porcina. Se empezaron a hacer analíticas y comprobamos que el agua que bebíamos estaba contaminada", añade la regidora.

La solución tampoco ha resultado tan cara: la construcción de una potabilizadora ha costado unos 50.000 euros –41.074 euros los ha abonado la Diputación Provincial de Zaragoza y el resto (que corresponden al IVA) ha corrido a cargo del Ayuntamiento–.Comprar agua embotellada

"El agua aquí siempre ha sido muy dura y con ella no se podían cocer legumbres, ni siquiera algunas verduras. Incluso para lavar la lechuga, utilizabas embotellada", añadía la alcaldesa.

En el pueblo hay 23 empadronados, aunque en verano pueden llegar a tener una población flotante superior a los 250 vecinos. Hasta ahora, la mayoría de ellos se desplazaban hasta Valtueña –municipio de Castilla y León a 13 kilómetros– "que tiene agua en abundancia" para llenar garrafas. Otros, lo hacían a Jaraba (a 38 km) o compraban agua embotellada.

La alcaldesa recibió ayer al presidente de la DPZ, Juan Antonio Sánchez Quero, y juntos brindaron delante de la fuente de la localidad, justo después de quitar el cartel en el que se advertía de que no era potable. Al acto también acudió el diputado del grupo En Común José Ángel Miramón.

Todos los años por estas fechas aprovechan que el pueblo se llena por el puente de Todos los Santos para hacer una comida popular, aunque en esta ocasión, además, tenían otro motivo de celebración. Durante la comida también hubo tiempo para los brindis, aunque esta vez ya con vino, "que marida mejor con las judías blancas", dijo Bermúdez.

Etiquetas
Comentarios