Despliega el menú
Zaragoza

Rivarés mantiene que abrir el debate del IBI implica perder recaudación

El consejero se ha pronunciado al respecto en el transcurso del pleno de este viernes.

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés.
El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés.
José Miguel Marco

El consejero de Economía y Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha advertido este viernes que abrir el debate sobre el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) sin acuerdo implicaría congelarlo a la mayoría de las viviendas y dejar de recaudar de los inmuebles con mayor valor catastral.

Así lo ha señalado a los medios en el transcurso del pleno de este viernes en el que está previsto el debate de distintas mociones relacionadas con la negativa del equipo de Gobierno de Zaragoza en Común a abrir el debate y mantener la ordenanza en la línea aprobada en 2015 con el apoyo del PP, PSOE y Ciudadanos.

Rivarés no descarta poder seguir conversando con el grupo municipal socialista como así mostró este jueves su voluntad Carlos Pérez Anadón, sin embargo, ha reconocido que "con el silencio es imposible dialogar" en alusión a la llamada que espera desde este jueves del portavoz económico del PSOE, Javier Trívez.

La situación actual es que "no hay acuerdo", ha señalado el responsable de las arcas municipales, quien ha recordado que la diferencia con el grupo socialista es su negativa a rebajar el umbral del millón de euros a los 800.000 euros a los inmuebles no residenciales, lo que significaría un incremento del 5% del IBI al 0,17% del censo. Un dinero, ha dicho, que permitiría pagar las ayudas fiscales aprobadas por todos los grupos, las políticas sociales, la deuda municipal, que asciende a 800 millones sin contar la del tranvía, los 18 millones de euros que hay que pagar a Zaragoza Alta Velocidad, o las sentencias contrarias a los intereses municipales.

Sin embargo, mantiene que si no hay acuerdo seguiría en vigor la ordenanza aprobada por los citados tres grupos y supondría un incremento del 5 % para todos los inmuebles en lugar de la bajada de 6 % que proponía ZEC a cambio de rebajar el umbral de los valores catastrales más altos. A este respecto, ha informado que el umbral en Sevilla se sitúa en los 200.000 euros, 150.000 en Palma de Mallorca, 278.000 en Barcelona y 900.000 en Madrid, mientras que en la capital aragonesa es de un millón de euros.

En su opinión, el PSOE mantiene su negativa "para que el Gobierno no pueda hacer política y mantener el discurso ficticio de la paralización. Pero con dinero chufletes y sin dinero sueños". Respecto a la proposición normativa que ha presentado el PSOE para abrir este debate, ha asegurado que no la conoce pero se ha mostrado dispuesto a tramitarla, aunque ha alertado del problema de los plazos, ya que las ordenanzas entran en vigor el 1 de enero del año siguiente a su aprobación, que en este caso sería 2018.

En este sentido, Javier Trívez, quien ha asegurado que este jueves mantuvo conversación telefónica con Rivarés, cree que hay plazo este año para que la proposición se pueda tramitar y pueda tener efectos a partir del próximo año, pero también que el Gobierno "puede dilatarlo", lo que implicaría "la consumación del chantaje".

Y es que insiste en que lo que pretende ZEC es el acuerdo "total" pero bajo "el ultimátum y el chantaje", ya que en caso de no aceptarlo decide no ponerlo encima de la mesa. El concejal socialista considera que "no puede ser que cedamos en la mayoría de las ordenanzas y no se acepte el debate del IBI", lo que, a su juicio, significa que se quiere transmitir que "el PSOE no apoya las ordenanzas".

Trívez ha desmentido que no haya problema de ingresos ya que el interventor les ha transmitido que va a haber un superávit de 28 millones de euros, que sumado a lo que no se va a ejecutar supone 70 millones de euros. Desde el PP, su portavoz, Jorge Azcón, ha instado a Rivarés a que "si quiere hacer un impuestazo que lo diga" y que si quiere subir la recaudación del IBI en más de 9 millones que "no busque excusas ni enemigos donde no los hay".

Azcón le ha recordado que hay una mayoría de grupos que quieren la congelación frente a un gobierno que "solo quiere subir los impuestos y está buscando la excusa" para ello y la advertido de que si no quiere tramitar la proposición normativa es que "está perdiendo la cabeza".

La portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández, ha reprochado al consejero de Economía que "utilice a la ciudadanía como rehenes de la lucha con la izquierda" y está convencida de que tiene que haber alguna posibilidad de frenar el incremento del 5 % en el recibo del IBI.

Para el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, "lo lógico" es que el equipo de Gobierno "hubiera cumplido su palabra" para reducir el tipo de gravamen residencial en un 6% y ha reconocido que ahora el acuerdo "está más lejos". Por último, le ha recordado a Rivarés que antes de presionar hay que ser "respetuoso" y presentar propuestas para que los grupos puedan hacer las suyas.

Etiquetas
Comentarios