Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Un acceso al Ebro transformado en pista de obstáculos

La pasarela que baja del paseo de Echegaray a la ribera se encuentra muy dañada desde las riadas de marzo de 2015. El Ayuntamiento asegura que la reparará en breve.

La pasarela que da a la margen izquierda del Ebro resultó dañada por las riadas del año pasado.
Un acceso al Ebro transformado en pista de obstáculos
Julián Fallas

Coger aire, tensar los músculos y concentrarse para el reto. El primer obstáculo, unos maderos sueltos que, como en las pistas americanas que pueblan las ferias de toda España, tiemblan al pasar y se mueven hacia los lados. Unos metros más adelante, toca invocar al espíritu de Trinidad –país del que es originario el baile del limbo– y pasar por debajo de las ramas que atraviesan toda la pasarela, formando una barrera de verdor. Más adelante, el suelo deja paso a la arena, fuente de pequeños resbalones y donde se ocultan algunas deposiciones de canes cuyos dueños dejaron olvidadas. Si el avezado viandante llega a los últimos metros comprobará que están jalonados de un montón de planchas de maderas amontonadas sobre las que saltar.

Esto, que puede parecer un circuito militar o uno de tantos concursos televisivos, es el recorrido que zaragozanos y turistas tienen que hacer para descender a la ribera del Ebro desde el paseo de Echegaray y Caballero por la pasarela situada al lado del puente de Hierro. Las crecidas de marzo de 2015 generaron numerosos desperfectos en este acceso a la margen derecha. Ya en noviembre del año pasado el grupo municipal de Chunta Aragonesista denunció el estado de la pasarela y la "dejadez y el abandono" que sufren las orillas del río. Aún así, desde entonces no se ha llevado ninguna reparación en este viaducto en pleno centro de la capital aragonesa.

Por ello, apenas algún transeúnte despistado se atreve a usar este acceso. Al inicio de la pasarela, Jocelyne, una turista francesa que ha recalado ahí "de casualidad", observa el paisaje sin bajar siquiera ante el mal estado del recorrido. Por su parte, una pareja que pasea con su bebé en un carrito por el paseo de Echegaray critica que la pasarela está "fatal". Otro hombre, vecino de la zona, señala que mucha gente aprovecha la ribera para pasear con los niños y los perros, pero son pocos los que usan esta plataforma para llegar a la ribera.

De hecho, en toda una tarde se pueden contar con los dedos de las manos los que descienden por este punto. Apenas un par de jóvenes, que se refugian del calor estival debajo de la pasarela, le dan uso al acceso.

No obstante, esto podría cambiar. Fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza informan de que se va a actuar en la zona próximamente, ya que se está acabando de concretar la intervención. Los trabajos los llevará a cabo el Consistorio con medios propios, si bien en teoría debería ser la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) la que debería sufragar los costes de la actuación.

Desde el Ayuntamiento recalcan que no quieren entrar en el debate sobre a quién pertenece la competencia e insisten en que se va a reparar esta hasta ahora olvidada pasarela.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión