Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Vivir con el miedo al próximo fuego

Vecinos de Villanueva de Gállego y Zuera se quejan de los frecuentes incendios en el campo de maniobras de San Gregorio y exigen que se tomen medidas de prevención.

La lucha contra el fuego movilizó a muchas personas en los montes de Zuera.
Vivir con el miedo al próximo fuego
Toni Galán

Aun centenar de metros del punto donde la Guardia Civil impide el paso, una docena de personas observa con atención la lucha contra las llamas que realizan los numerosos medios aéreos y terrestres, además del centenar de efectivos que se afanan en extinguir el incendio desatado unas horas antes entre el campo de maniobras de San Gregorio y los montes de Zuera. Entre los espectadores predominan las mismas sensaciones: resignación, cierto miedo e incluso un poco de enfado.

Porque como apunta Luis Bayona, propietario de una de la veintena de casas cercanas a la cueva de Colandrea –hacia donde las llamas llegaron a avanzar antes de ser contenidas– el fuego ya ha devastado los alrededores del campo de maniobras en otras ocasiones, si bien desde el Ejército de Tierra recalcan que en verano no se realizan ejercicios.En mente tiene los incendios que en 2009 y en 1995 arrasaron 7.220 hectáreas y 3.093, respectivamente. "No es la primera vez, ya vale", subraya Jesús Gracia, otro vecino. Un tercero, habitante de Villanueva de Gállego, se suma a la conversación. "He llamado a un amigo de Perdiguera. Desde allí se veía perfectamente la columna de humo", señala, dando cuenta de la magnitud del fuego, que se podía apreciar en kilómetros a la redonda.

Pese a ello, Alejandro y Miguel Ángel Navarro, dos hermanos que también viven en el entorno de la cueva de Colandrea –la zona del monte Vallones– se mostraban "tranquilos". En su casa no había nadie durante el incendio. Eso sí, ambos señalaban que "raro es el año en que no hay conatos".

"Algún día pasará algo gordo"

"Tenemos encima una espada de Damocles", afirma rotundo el alcalde de Zuera, Luis Zubieta. Él, junto al primer edil de Villanueva de Gállego, Mariano Marcén, estuvo ayer muy pendiente del avance de las llamas. "Podría haber sido peor, pero algún día pasará algo más gordo", criticaba Marcén. De hecho, el alcalde villanovense remarcó que, de no ser por el cierzo que ayudó a alejar el fuego de las casas, el resultado hubiera sido muy distinto.

Ambos regidores comparten su preocupación por los frecuentes incendios que se originan en el entorno del campo de maniobras. Por ello, van a exigir que se tomen medidas y se establezca un protocolo para disminuir el riesgo de fuego en la zona. Aunque, como reconoce Zubieta, muchos de los pequeños focos los consiguen apagar los propios efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, apunta que en el área suele quedar material explosionable. "Y de vez en cuando nos da un susto", concluye. El alcalde de Villanueva pide que se mantenga limpia la zona de restos de los ejercicios castrenses y de maleza para evitar que las llamas se propaguen cuando surge un nuevo fuego.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión