Despliega el menú
Zaragoza

"He andado 80 kilómetros en menos de 10 días buscando pokémon"

Iñaki es un joven residente en Zaragoza que está enganchado al juego de moda desde que se lanzó, el pasado 6 de julio.

Logo de la comunidad Pokémon Go Zaragoza.
Logo de la comunidad Pokémon Go Zaragoza.
HA

Iñaki, 29 años, vitoriano residente en Zaragoza desde los 12. Es uno de los jugadores más activos de Pokémon Go en la capital aragonesa. Se descargó la aplicación el 6 de julio, el mismo día que fue lanzada en Australia y Nueva Zelanda. Cuando se produjo el lanzamiento oficial este viernes, él ya conocía prácticamente todos los secretos de la aplicación porque desde principio de mes ha recorrido muchos rincones de la ciudad -"he pasado por sitios en los que nunca antes había estado", apunta - y se ha convertido en una suerte de autoridad en Twitter sobre el juego: bajo el usuario @romskul ayuda a otros usuarios a la par que coordina al equipo Sabiduría (caracterizado por el color azul).

Porque los jugadores de Pokémon no actúan solos. Se organizan en tres equipos: el ya citado Sabiduría, el equipo Valor (rojo) y el equipo Instinto (amarillo). Combaten entre ellos por el control de los gimnasios, que son lugares predeterminados por el juego en los que se entrena a los pokémon y se lucha con ellos. Otros puntos de interés son las pokeparadas, que normalmente se ubican en lugares emblemáticos de las ciudades (en Zaragoza, por ejemplo, hay una junto a la Seo) y en las que se pueden conseguir los objetos necesarios para ir progresando en la aventura.

Recorrer las ciudades es un elemento esencial de este juego. "Yo era un ermitaño, un gamer que no salía de casa. Ahora no entro. Desde que me descargué el juego me he recorrido 80 kilómetros andando", cuenta Iñaki. Esta semana, de hecho, viajó una mañana de propio a Huesca para buscar pokémon. "Zaragoza se me ha quedado pequeña", señaló mientras recorría el parque Miguel Servet de la capital altoaragonesa. Hasta Google le ha enviado una petición para que contribuya como prescriptor de lugares en una de sus herramientas.

Además de hacer ejercicio, los jugadores destacan que el juego les permite conocer a gente que comparte sus gustos. "He conocido a muchas personas estos días", dice el joven, que añade que este no es ni mucho menos un juego de niños. "Hay muchos usuarios de mi edad, de la generación que tenían 10 o 12 años cuando se lanzó el juego por primera vez", indica. En Twitter, una cuenta bajo el nombre de Pokémon Go Zaragoza aglutina a más de medio millar de usuarios. Ya han organizado quedadas para ir a cazar pokémon juntos y ponerse cara, porque la mayoría se conocen del juego y de haber interactuado después a través de redes como Twitter y Facebook, y a través de aplicaciones de mensajería como Whatsapp o Telegram.

Los jugadores se relacionan por vías diferentes al juego porque este no permite la interacción. Esta es una de las mayores pegas de la aplicación, tal y como está configurada hoy. Los usuarios confían en que el futuro se mejore.

Camisetas para los entrenadores Pokémon

?Los creadores de este juego pusieron toda la carne en el asador para que el fenómeno traspasara las fronteras de lo virtual a la realidad. Por casualidad, Iñaki pasó este miércoles por delante de la tienda de camisetas Kmikze, ubicada en la calle Mayor. Se le ocurrió que cada equipo podía tener una camiseta con su logo y color característico. También, por qué no, con su nombre a la espalda. Ni corto ni perezoso cruzó el umbral de la puerta y se lo propuso a sus responsables. A estos, les pareció una buena idea y enseguida se pusieron manos a la obra. Han creado tres camisetas, una de cada equipo con sus colores característicos, y las han empezado a comercializar no solo en Zaragoza, también a través de su tienda online. "Tienen un precio de 15 euros y cualquiera que lo desee puede personalizarla", dice una de las responsables de la tienda.

Así las cosas, si usted ve estos días a alguien apuntando a la nada con un smartphone, no se asuste ni crea que está ante un loco, simplemente se tratará de un entrenador pokémon en busca de una nueva captura. Se han visto pokémon en el parque Grande, junto al puente de Piedra o en el parque del Tío Jorge, por citar solo tres lugares. También en el parque Miguel Servet de Huesca y en tiendas, oficinas y despachos de las tres provincias.

Los entrenadores Pokémon en Aragón se cuentan por miles. Algunos han señalizado hasta las citadas pokeparadas y, aunque la rivalidad entre las diferentes facciones (como ellos mismos se denominan) ha generado algún mínimo desencuentro entre equipos, entre todos ellos reina la deportividad propia de un juego. Con el lanzamiento oficial de este viernes, la fiebre no ha hecho si no crecer porque la experiencia de los jugadores ha mejorado. Todos andan ilusionados, se les nota cuando hablan. "Cuando me descargué la aplicación, volví al día en el que mis padres me regalaron el juego para la Gameboy, fue emocionante", dice Iñaki. Y como él, miles.

Etiquetas
Comentarios