Despliega el menú
Zaragoza

​El Banco del Tiempo de Zaragoza roza los 800 socios

?Aunque su actividad disminuye en verano, las pequeñas labores caseras siguen siendo los servicios más intercambiados.

II Feria de Intercambio del Banco del Tiempo
?El Banco del Tiempo de Zaragoza roza los 800 socios

El arreglo de una persiana, ayuda para pintar una habitación, el manejo de redes sociales o la reparación de un ordenador. En verano, servicios como estos, que forman parte de los más intercambiados en el Banco del Tiempo de Zaragoza, no varían demasiado. Las reparaciones y labores caseras sencillas, las limpiezas generales, los servicios de peluquería o, incluso, de plancha, siguen ganando por goleada en esta red de intercambios de tiempo de los zaragozanos.

Sin embargo, algunos de sus socios aprovechan estas fechas para dar y recibir clases de pintura, intercambiar conversaciones en inglés y, también, algún que otro masaje.

En total, ya se han contabilizado 2.881,5 horas compartidas –sin contar los intercambios colectivos- desde que se puso en marcha esta red de servicios gestionada por la Federación de Barrios de Zaragoza en 2007. En diciembre del año pasado, la cifra de socios ascendía a 745 y ahora roza casi los 800, siendo su media de edad de 44 años. “Tenemos entre 80 y 100 nuevos socios al año. Percibimos que la gente ya conoce el funcionamiento del banco y está mucho más normalizado, cuando antes había que explicar habitualmente en qué consistía”, cuenta Eva Peña, la responsable de gestión de la iniciativa, que explica que los socios “piden cosas muy comunes y hay personas que incluso realizan intercambios todas las semanas”.

El único requisito para intercambiar tiempo y servicios es, además de ser mayor de edad, tener saldo de horas en la cuenta corriente para poder pagar las peticiones. No existe ni un máximo ni un mínimo de horas, ni tampoco la obligación de que el socio dé en todo momento los servicios que ofrece. “Cuando alguien se asocia, se registran los servicios que puede y quiere dar, y cuando otra persona los necesita, la secretaría le proporciona varios contactos. El pago, siempre en horas, se realiza mediante un talonario de cheques”, detallan desde la FABZ. Para agilizar el proceso, este particular banco está probando actualmente una aplicación móvil, creada por una de sus socias, en la que aparecen las ofertas y las necesidades de servicios de todos los integrantes de esta red colaborativa.

Durante estos días de julio, el Banco del Tiempo suele recibir entre tres y cuatro solicitudes al día, mientras que en agosto, la petición de servicios baja. “Hay personas que prueban y, si no es urgente, retrasan sus peticiones hasta septiembre, cuando la mayoría ya han vuelto de vacaciones”, señala Peña.

Además, las actividades de encuentro, que consisten generalmente en talleres colectivos impartidos por socios, en actividades culturales como visitas guiadas y exposiciones, o en mercados del trueque refuerzan la filosofía de gratuidad y cooperación de este proyecto. Recientemente, se organizó el segundo Mercado del trueque en La Cartuja Baja, así como un taller de corte y confección en la sede de la federación, y en julio del año pasado, el Parque Grande José Antonio Labordeta fue el escenario de un taller de meditación.

Eva Peña argumenta que existen “determinadas actividades, como por ejemplo los talleres de introducción al yoga, que tienen más sentido si se realizan de forma colectiva. Estos encuentros favorecen el intercambio y el contacto entre los socios, es importante que se conozcan y se vean las caras ya que el proyecto se construye sobre la confianza”. La relajación es la temática del próximo taller que el Banco del Tiempo zaragozano tiene previsto desarrollar.

Etiquetas
Comentarios