Despliega el menú
Zaragoza

Cae una banda que introducía hachís en la prisión de Zuera

La Guardia Civil ha detenido a una docena de personas, entre ellas, un empleado de mantenimiento del centro.

Interior del centro penitenciario de Zuera.
Interior del centro penitenciario de Zuera.
heraldo

La Guardia Civil ha logrado desarticular una red que introducía y vendía hachís dentro de la cárcel de Zuera. Entre los detenidos figura un empleado de mantenimiento de la prisión, así como una interna, compañera sentimental del que resultó ser el conseguidor de la droga.

En total son doce las personas arrestadas, a las que se les imputa un delito contra la salud pública y otro de pertenencia a grupo criminal. Según fuentes de la Guardia Civil, la operación se inició el pasado mes de octubre después de que los agentes detectaran la entrada de estos estupefacientes a la cárcel a través del empleado. La investigación determinó que el sospechoso adquiría hachís en el exterior y después lo introducía cuando comenzaba su jornada, depositándolo en las celdas de varios internos, que eran los encargados de distribuirlo.

Además de las drogas, el detenido también introducía teléfonos móviles para su venta entre los reclusos, lo que según las mismas fuentes suponía negocios muy rentables para el grupo criminal debido al elevado precio que pueden alcanzar en el interior de una prisión. La actividad estaba dirigida desde el interior del centro penitenciario por un preso.

El cabecilla de la organización adquiría el hachís en Marruecos y lo trasladaba a la capital aragonesa, donde una segunda persona lo recibía y entregaba al trabajador de la prisión. Se da la circunstancia de que la persona que lo transportaba era el compañero sentimental de una interna de Zuera, la cual facilitaba información del interior y los contactos de diversos reclusos para poder distribuir la droga.

Una vez que el trabajador facilitaba el hachís al interno que organizaba la actividad en la prisión, la droga se distribuía entre distintos presos. La operación se dividió en varias fases, que culminaron el pasado 11 de diciembre con la detención de cinco internos que repartían el hachís y los móviles en la cárcel.Más de cuatro kilos de hachís

En total, los agentes han intervenido 4.098 gramos de hachís, diez teléfonos móviles, útiles empleados para la preparación de sustancias estupefacientes y 750 euros en efectivo. A lo largo de la investigación, a cargo del Equipo de Delincuencia Organizada de la Guardia Civil de Zaragoza, se han llevado a cabo cuatro registros domiciliarios entre Zaragoza y La Rioja, ya que uno de los detenidos residía en esa provincia.

Doce personas han sido arrestadas (once hombres y una mujer) en esta operación, con edades comprendidas entre los 24 y 60 años y de nacionalidades española, marroquí, argelina, pakistaní, rumana y colombiana.

Etiquetas
Comentarios