Despliega el menú
Zaragoza

Un pederasta evita ir a prisión al aceptar su entrada en un programa de educación sexual

La Audiencia lo ha condenado a dos años de cárcel por abordar a una niña de 10 años para que le hiciera una felación.

La guardia civil en una operación contra la corrupción de menores.
La Guardia Civil detiene a 9 personas por corrupción de menores y posesión de pornografía infantil
GUARDIA CIVIL

Un hombre de 44 años evitó el pasado mes de octubre sentarse en el banquillo de los acusados para ser juzgado por corrupción de menores llegando antes a un acuerdo con la Fiscalía. A través del pacto, el encausado, Óscar Sergio S. M., reconoció los hechos y se conformó con una pena de dos años de cárcel y la prohibición durante cinco de acercarse y comunicarse con la menor a la que acosó.

Además, para reforzar el acuerdo, aceptó una medida de libertad vigilada consistente en participar durante un año en programas formativos y de educación sexual. A cambio de todo esto, el fiscal manifestó al tribunal de la Audiencia Provincial de Zaragoza que no se oponía a que se concediera al acusado la suspensión de su condena durante un plazo de tres años, beneficio que perderá si vuelve a delinquir en ese periodo de tiempo.

Los hechos por los que ha sido condenado ocurrieron el pasado mes de enero, cuando Óscar Sergio S. M. intentó abordar en varias ocasiones a una niña de 10 años con propósitos sexuales. En la sentencia se relatan dos episodios –uno ocurrido el 16 de ese mes y otro, el 19– aunque el fallo del tribunal asegura que llevaba "días" merodeando con su coche por las inmediaciones del domicilio de la menor, mirándola a ella y a otras niñas.

El 16 de enero, sobre las 22.00, la pequeña estaba en el portal de su casa esperando a una amiga para sacar a sus perros cuando el acusado empezó a dar vueltas con su todoterreno Sangyon Action por la plaza. Pasó cuatro veces por delante de la niña reduciendo la marcha hasta que, a la quinta, paró a su altura yle ofreció dos billetes de 50 euros mientras le hacía gestos obscenos simulando una felación. El hombre trató de convencerla para que mantuviera relaciones sexuales con él, aunque la niña, asustada, reaccionó negando con la cabeza y subiendo apresuradamente a casa de su amiga.

Óscar Sergio S. M. regresó tres días después, sobre las 20.30, y se volvió a aproximar a la menor cuando paseaba con su hermana y su perro. En esta ocasión, las chicas aprovecharon que se paró para tomar nota de la matrícula de su coche, contarles a sus padres lo ocurrido y denunciar al acosador.

Para la Audiencia, estos hechos constituyen un delito de corrupción de menores y, de acuerdo con el pacto alcanzado entre la acusación pública y la defensa, condena al acusado a dos años de cárcel y a participar durante un año en el mencionado programa de educación sexual. Al encausado no le constaban antecedentes penales por hechos similares.

Etiquetas
Comentarios