Despliega el menú
Zaragoza

Los educadores del COA alertan de la situación de emergencia del centro

Demanda nuevamente más personal para afrontar esta situación de emergencia.

Educadores en Lucha, colectivo que representa a la plantilla educativa del Centro de Observación y Acogida (COA) de Zaragoza, ha alertado de la situación de emergencia del centro por sobreocupación ante la "pasividad" del Gobierno de Aragón y la empresa adjudicataria, Intress.

Con motivo de la visita este miércoles al centro de los diputados que conforman la Comisión de Ciudadanía y Derechos Sociales de las Cortes, Educadores en Lucha han emitido un comunicado en el que aseguran que en las últimas fechas ha habido agresiones entre menores, robos o crisis de ansiedad, entre otros hechos, "todo como consecuencia de la sobreocupación del centro y de la complejidad de perfiles atendidos".

Indican además que ya el pasado día 17 los coordinadores del COA enviaron un escrito a la dirección del centro advirtiendo de que el equipo educativo estaba superado por la situación que causaba la saturación del centro por el número de menores atendidos (mayor de lo permitido legalmente), la dificultad de perfiles y por situaciones personales de los menores, "estando prácticamente la mitad ellos con tratamiento o seguimiento psiquiátrico".

Ayer emitieron otro escrito para alertar de nuevo de esta situación, que "lejos de mejorar -aseguran- se sigue deteriorando por la llegada de nuevos menores al centro".

"Este hecho agravaba la situación de emergencia, la desatención de los menores del COA y el maltrato institucional que están sufriendo en este momento a manos de la administración pública", afirma el colectivo de Educadores en Lucha, que demanda nuevamente más personal para afrontar esta situación de emergencia sin que hasta el momento se haya producido ninguna respuesta por parte del Gobierno de Aragón ni por Intress.

Recuerdan que el COA es un centro de acogida con capacidad para 24 menores en total divididos en dos grupos de convivencia según su edad (un grupo de 6 a 14 años y otro de 15 a 18 años, con una capacidad de doce menores cada uno), pero actualmente hay 25, dieciocho mayores y siete hasta 14 años.

Aseguran que al problema derivado del gran número de niños se añade la dificultad de atender las necesidades específicas de muchos de ellos, ya que ocho están en tratamiento o seguimiento psiquiátrico, siete presentan adicciones graves a tóxicos y tres han superado el máximo legal de dos meses de estancia.

Además, los menores que no presentan ninguna de las características han sufrido situaciones extremadamente graves en sus casas y llegan al COA buscando un lugar que en primer lugar les dé seguridad, "algo que este miércoles por este miércoles este centro es incapaz de proporcionar", lo que ha hecho algunos "estén solicitando incluso regresar a las casas de las que huyeron porque en el COA están aún peor que en sus domicilios".

El equipo educativo del COA denuncia desde hace un año que la plantilla de educadores era insuficiente con el antiguo pliego y que el nuevo, diseñado por el ejecutivo de Luisa Fernanda Rudi y firmado por el de Javier Lambán, hace aún más precaria esta plantilla y pone en riesgo la seguridad de los menores, una "realidad" de a informarán este miércoles a los diputados de visita en el centro.

Etiquetas
Comentarios