Despliega el menú
Zaragoza

El bus es el transporte público preferido por los zaragozanos pese al deterioro del servicio

El 18,8% considera que es el medio más rápido, un punto más que los partidarios del tranvía y de la bici. Solo el 16% elegiría el coche privado para ir de puerta a puerta, frente a un 30% a nivel nacional.

Un ciclista se hace hueco entre coches y buses en el paseo de la Independencia.
Un ciclista se hace hueco entre coches y buses en el paseo de la Independencia.
oliver duch

¿Cuál es la forma más rápida y efectiva para desplazarse por la ciudad? La mayoría de los zaragozanos (un 18,8%) cree que sigue siendo el autobús, a pesar de que la satisfacción con este servicio ha caído muchos enteros en los últimos años. Inmediatamente después se sitúa el tranvía (17,8%), que –evidentemente– es más rápido pero también resulta engorroso porque obliga a hacer trasbordos para alcanzar el destino deseado. El podio lo completa la bicicleta, que es el mejor medio de transporte para el 17,7% de los zaragozanos, que –eso sí– reivindican más carriles bici.

Todos estos datos se desprenden de una de las cuestiones formuladas en el Barómetro de la Bicicleta, que demuestra también que en Zaragoza está siendo muy efectiva la lucha contra el vehículo privado. Así, tan solo el 16% de los vecinos optaría por el coche particular, mientras que en el resto de España este porcentaje se dispara al 30,8%. Estos días en los que se intentan sacar a marchas forzadas coches del centro de Madrid por la excesiva contaminación, el Ayuntamiento de Zaragoza recuerda que la implantación del tranvía ha reducido a la mitad el tráfico en el centro en apenas cuatro años.

Valga el botón de muestra de que en 2005 pasaban por la plaza de Paraíso 100.000 coches al día, en 2010 eran 78.000, y hoy apenas lo hacen 58.000. La apuesta municipal por reducir los espacios de calzada para ganar zonas peatonales y carril bici (emprendida por la socialista Carmen Dueso y continuada ahora por la concejal de Movilidad de ZEC Teresa Artigas) ha dejado en los garajes muchos coches particulares, pero ¿ha conseguido fomentar el transporte público?

Las quejas de los usuarios del bus no han dejado de crecer –sobre todo en lo relativo a incumplimientos de frecuencias– y, según el mismo Barómetro, la mayoría de los que se han animado a usar diariamente la bicicleta lo que han dejado de usar es el bus y no el coche. En las últimas encuestas de satisfacción del servicio, unas de las mejores puntuaciones se las llevan los apartados ‘valoración cobertura geográfica de la red’ (con un 6,87 de nota) y ‘valoración del número de paradas y distancia entre ellas’ (7,36).

Estos dos epígrafes parecen ser los que dan cierta ventaja a la red de buses respecto al tranvía, a pesar de que su velocidad comercial (un 12,2 km/h) es mucho menor que la de los convoyes. El tranvía es incapaz de ir ‘puerta a puerta’ –como dice la encuesta– y, además, acostumbra a estar abarrotado en hora punta lo que para muchos usuarios resulta desincentivador.

Mientras continúan los estudios del posible recorrido de la línea 2 entre Las Delicias y Las Fuentes (tendría 8 kilómetros y costaría 200 millones), la oposición municipal valora ‘alternativas’ como la que plantea el PP de autobuses biarticulados de alta capacidad. Estos –a los que dieron por llamar ‘tranbús’– medirían de 24 metros, tendrían capacidad para 166 pasajeros y su coste de implantación –según los populares– sería 15 veces menor al del tranvía, cuya deuda asfixia las arcas municipales.

Otras propuestas para la mejora de la movilidad en Zaragoza que se plantearon en su momento pasaban por crear una línea de bus circular en el Tercer Cinturón (se rechazó porque el recorrido era muy amplio), hacer líneas exprés (con el mismo recorrido pero menos paradas en la 23, 24 o 33), renovar la flota con microbuses que se adentraran en el Casco y –claro– afinar la coordinación de las lanzaderas del bus con el tranvía.

En la encuesta (con respuestas ‘sugeridas’) no se hace mención explícita al servicio del taxi, que se incluye por defecto dentro del apartado ‘coches’. No obstante, y tras mucho batallar, los taxistas han conseguido recientemente que les permitan hacer algunas maniobras prohibidas al resto de vehículos (giros en la traza del tranvía) lo que mejora el servicio al reducir tiempos de viaje.

Etiquetas
Comentarios