Despliega el menú
Zaragoza

La clase del frutero del Picarral

Luis y Ana imparten el 'Taller de sensaciones con frutas y verduras'.

La sesión termina con un almuerzo preparado por ellos mismos
La sesión termina con un almuerzo preparado por ellos mismos
M. M.

El comercio de los barrios de Zaragoza se mueve. Los tenderos más activos ingenian ideas para acercarse a sus vecindarios, y algunos han decidido dirigirse a los principales prescriptores de la casa: los niños.

Con una actividad encaminada a la educación nutricional, la salud y al conocimiento de los productos de proximidad y de temporada a través de lo lúdico, Luis Alberto, de la frutería homónima del barrio, se ha colado en las aulas del CEIP Lucien Briet del barrio para enseñar a los pequeños a identificar los productos que da la huerta zaragozana, y a saber comprarlos y disfrutarlos.

'Taller de sensaciones con frutas y verduras' es el nombre de estas sesiones que se han comenzado a realizar para los niveles de 1º, 2º y 3º de infantil. "Está siendo fantástico, la idea es que vean la fruta como algo divertido y no como un castigo. Se trata de llamar su curiosidad y de que disfruten", explica el frutero.

Luis Alberto, junto con Ana, su mujer, terapeuta ocupacional, idean e imparten estos talleres en los que se realizan juegos de estereognosia para reconocer las distintas frutas y hortalizas mediante el tacto con los ojos tapados, y también mediante el gusto, les enseñan variedades que les resultan menos conocidas pero que, sin embargo, se cultivan en la huerta autóctona, así como las principales propiedades y la temporalidad de cada una en sesiones donde se busca que interactúen y participen. Al final, los alumnos pelan las frutas y elaboran un postre a base de figuras, además de llevarse un pack de productos frescos a casa. "La experiencia está siendo muy positiva y los niños están disfrutando mucho al poder experimentar y 'jugar' con la fruta", dice Pilar, una de las profesoras de Infantil del CEIP Lucien Briet.

Desde la Asociación de Vecinos Picarral celebran esta iniciativa y otras que poco a poco desarrollan los pequeños comerciantes más activos para ver el comercio de barrio con otros ojos e incentivar el consumo local. "Desde hace tres años estamos tratando de impulsarlo y de trabajar en esta cuestión", explica el presidente de la entidad vecinal, Javier Artal.

Tanto es así, que este año han puesto en marcha entre otras iniciativas el desarrollo de una APP en colaboración con la Fundación San Valero, cuya sede se encuentra también en el barrio, y que ayudará a localizar todo tipo de servicios en un entorno en el que se pueda ir andando, además de facilitar la compra on line. "Tenemos todo tipo de servicios, estamos hablando de comercios y de todo tipo de profesionales liberales, como médicos o abogados, a veces nos vamos a la plaza de los Sitios y lo tenemos a 20 metros", explica Artal.

Etiquetas
Comentarios