Despliega el menú
Zaragoza

Incautan 621 kilos de rebollones en Villalengua no aptos para el consumo alimenticio

La mercancía iba a ser trasladada a Burgos para su posterior introducción a la cadena alimentaria.

Se ha procedido a su destrucción por no considerarse aptos para el consumo humano.
Se ha procedido a su destrucción por no considerarse aptos para el consumo humano.
Guardia Civil

La Guardia Civil de Sabiñán ha incautado un total de 138 cajas de rebollones no aptos para el consumo humano al no reunir las condiciones necesarias para introducirlo en la cadena alimentaria.

A las 20.00 del día 12 de noviembre agentes pertenecientes al Puesto de la Guardia Civil de Sabiñán, identificaron una furgoneta que circulaba por una pista denominada 'Colada de Castilla' del término municipal de Villalengua, próxima a un paraje donde se recolectan especies micológicas.

Tras la identificación del conductor del vehículo e inspeccionar el interior fueron halladas un total de 138 cajas conteniendo cada una 4,5 kg de rebollones, siendo el total de la mercancía 621 kilogramos. Una vez solicitados los documentos que acreditasen su procedencia y no poder facilitarlos el conductor al carecer de ellos, se dio aviso al Seprona de Calatayud quien realizó la incautación de los níscalos depositándolos en dependencias de la Guardia Civil de dicha localidad.

El Seprona solicitó la presencia de personal del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón con la finalidad de determinar el destino de la mercancía, quienes tras inspeccionar la misma, determinaron su total destrucción por no considerarse apta para el consumo humano al no reunir las condiciones necesarias para introducirlo en la cadena alimentaria.

De las gestiones realizadas se pudo determinar que los rebollones habían sido adquiridos a varios recolectores de la zona e iban a ser transportados a Burgos para introducirlos en la cadena alimentaria. Todo ello sin reunir los requisitos sanitarios y de trazabilidad exigibles por ley.

El conductor de la furgoneta,un hombre de nacionalidad rumana, 27 años, vecino de Aranda de Duero y trabajador de una empresa alimentaria ha sido denunciado por no cumplir con las condiciones sanitarias, no justiciar la recolección y no llevar los registros adecuados. 

Todas las infracciones, haciendo un total de 9, han sido remitidas al Servicio Provincial de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, siendo la autoridad competente en esta materia.

A las 09.00 de este lunes se ha llevado a cabo la destrucción de la mercancía incautada mediante la trituración manual del producto en un pinar perteneciente al término municipal de Calatayud, en presencia de personal del Departamento de Sanidad.

Etiquetas
Comentarios