Despliega el menú
Zaragoza

La CHE espera otra crecida del río Ebro para el domingo

La punta de la avenida de estos días pasó ayer por Zaragoza. En Monzalbarba las obras contuvieron el agua.

La CHE espera otra crecida del Ebro para el domingo, la tercera en tres semanas
La CHE espera otra crecida del río Ebro para el domingo
Asier Alcorta

Todavía no se ha cerrado el actual episodio y ya se está gestando otro más. La Confederación espera una nueva crecida del Ebro, la tercera en apenas tres semanas, que en principio llegará a la provincia de Zaragoza hacia el domingo. Las precipitaciones previstas para esta tarde al norte de la cuenca y en la Ibérica riojana generarán un nuevo repunte de caudales que, según los primeros cálculos de la CHE, será similar al de estos días e inferior al de principios de mes. No obstante, para conocer el alcance real de la avenida habrá que esperar a que el organismo de cuenca vaya actualizando sus previsiones con datos reales.

"Si llueve lo que reflejan los modelos con los que se ha hecho la primera estimación, el repunte será parecido al de estos días -explicaron ayer fuentes de la CHE-. Si llueve menos, será inferior, pero también puede ser que llueva más y que haya una crecida algo mayor". En cualquier caso, las mismas fuentes destacaron que "en principio" la avenida no alcanzará los caudales de hace dos semanas.

Sea como sea, la situación empieza a recordar a la que se vivió en 2013. Entre enero y junio de aquel año, los agricultores de los municipios ribereños sufrieron cinco avenidas del Ebro de más de 1.500 metros cúbicos por segundo (m3/s) y 43 días en los que el río estuvo por encima de los 1.000 m3/s. Esta concatenación de crecidas mantuvo los campos anegados durante semanas e incluso meses y echó a perder buena parte de la cosecha de invierno y también de la de verano.Triple castigo para los cultivos

Esta vez, el Ebro va a experimentar al menos tres crecidas importantes en menos de un mes. La primera, a principios de febrero, pasó por la localidad navarra de Castejón con 2.073 m3/s; la segunda, la de esta semana, llegó a 1.651; y por ahora la tercera se prevé que lleve unos 1.600.

En todas los casos se trata de caudales inferiores al umbral a partir del cual una avenida se considera extraordinaria. No obstante, hay que recordar que desde hace dos años la Confederación reconoce que las crecidas ordinarias provocan desbordamientos que antes no se producían con ese mismo volumen de agua.

Además, los daños que están sufriendo los cultivos afectados se agravarán cuantos más días permanezcan anegados. Muchos campos aún no se habían secado tras la primera crecida cuando ha llegado la segunda, y la que se espera hacia el domingo supondrá que seguirán encharcados durante bastantes días.Por la ribera baja

La punta de la actual crecida pasó ayer por Zaragoza sin provocar incidencias señalables, aunque al cierre de esta edición el Ebro todavía no había alcanzado su caudal máximo -iba por 1.527 m3/s, cuando en el anterior episodio se llegó a 1.739-. Hoy la avenida seguirá avanzando por la ribera baja, donde volverá a inundar cientos y cientos de hectáreas en las zonas más expuestas al río.

En el barrio rural de Monzalbarba, las obras realizadas por la Confederación lograron confinar el agua que entró por la mota que se rompió hace dos semanas. El Ebro volvió a superar esa defensa, pero los caudales que penetraron en la huerta fueron contenidos por el camino que la CHE había reparado y reforzado para convertirlo en un segundo perímetro de seguridad. De esta forma, por el momento no ha habido que hacer evacuaciones ni se ha cortado la carretera que va a Alfocea, aunque mientras el río continúe alto hay riesgo de que ceda alguna otra defensa.Temor en Alcalá por la sima

En Alcalá de Ebro, la sima que existe bajo la mota que protege el casco urbano mantiene vigilantes a los vecinos. Ayer, tras detectar que la defensa parecía haber cedido ligeramente y que se filtraba más agua de la habitual, el alcalde, José Miguel Achón, avisó al 112 y a la CHE. "Han venido unos técnicos y nos han dicho que no hay nada anómalo, pero, por si acaso, hemos prohibido circular por encima de la mota -explicó el regidor-. Seguimos estando muy preocupados, más viendo lo quenos viene todavía". Mientras, la avenida mantiene cortada la carretera que une Pradilla y Boquiñeni (la CP-3).

Etiquetas