Despliega el menú
Zaragoza

Unos 200 zaragozanos, expedientados por pasear a sus mascotas sin atar

Hay más de 400 expedientes en fase de tramitación por incumplimientos de la ordenanza.

Imagen de archivo de la zona canina en el parque de los Cineastas
Unos 200 zaragozanos, expedientados por pasear a sus mascotas sin atar
AYTO. DE ZARAGOZA

El Ayuntamiento de Zaragoza ha abierto en lo que va de año alrededor de 400 expedientes por infracciones a la Ordenanza municipal sobre la Protección, la Tenencia responsable y la Venta de animales. Detrás de la mitad de estos procedimientos está la misma infracción de la norma: llevar animales sueltos en zonas no habilitadas o fuera del horario establecido, según los datos facilitados por el Consistorio.

Dejar a los animales atados al mobiliario urbano y no recoger los excrementos de la vía pública (sancionada con 80 euros), son otras de las sanciones más comunes.

La consejera municipal de Servicios Públicos y Movilidad, Carmen Dueso, facilitó estos datos al grupo municipal de Izquierda Unida en la Comisión de este área de gobierno celebrada el martes.

Pese a que esta violación de la ordenanza, que entró en vigor el pasado mes de enero, está tipificada como una infracción leve que conlleva una multa de entre 50 y 100 euros, lo cierto es que no ha sido posible que esos expedientes abiertos culminaran en la correspondiente multa.

Dueso alegó que la "falta de medios" está detrás de esta situación y admitió que sería conveniente agilizar el trámite pero que es algo "difícil".

Raúl Ariza, concejal de IU, mostró su preocupación porque estos procesos dilatados en el tiempo pueden producir, entre algunos infractores, una sensación de impunidad que les lleve a seguir incumplimiento la norma.

La ordenanza que regula la tenencia de animales entró en vigor el pasado mes de enero con novedades importantes como el acceso de mascotas a los autobuses y tranvías y la habilitación de un horario en determinados parques y zonas de la ciudad para que los animales puedan estar sueltos.

El texto, aprobado por unanimidad, regula tres grados de infracciones que conllevan multas (leves, graves y muy graves) que van desde los 50 euros (el grado mínimo de las sanciones leves) hasta los 1.500 euros (el grado máximo de las sanciones consideradas muy graves).

Entre las sanciones leves, además de no llevar a los animales atados o no recoger sus deyecciones, figuran alimentar a los animales ajenos en la vía pública y el baño consentido de animales en fuentes y estanques, entre otros comportamientos.

No mantener las condiciones mínimas necesarias del bienestar animal o publicitar espectáculos públicos que puedan suponer daño, sufrimiento o degradación para los animales son dos ejemplos de infracciones que entran en el grupo de 'muy graves'.

Etiquetas