Zaragoza

Uniformes escolares con una segunda vida en Zaragoza

La APA del colegio Compañía de María organiza un ropero con ropa escolar usada a precios módicos.

Uniformes escolares con una segunda vida en Zaragoza
P. F.

El uniforme completo (pantalón o falda, camisa, polo, chandal, bata, etc.) para el colegio en unos grandes almacenes cuesta más de 200 euros. Esta ropa de segunda mano y en buen estado se puede conseguir por una décima parte. Con la crisis, están surgiendo distintas iniciativas de intercambio de uniformes escolares. El ropero del colegio Compañía de María de Zaragoza es un ejemplo.

"La crisis es generalizada, nos afecta a muchas familias de distintos sectores. En la asociación de padres vimos que podíamos ayudar a mucha gente con un servicio de venta de prendas escolares de segunda mano en buen estado a precios muy económicos. El colegio nos cedió un espacio y comenzamos hace año y medio", explica la presidenta de la APA, Carmen Begué.

El ropero funciona con madres voluntarias, que se encargan de recibir y seleccionar las prendas que traen las familias y de ponerlas a la venta para los interesados. Los precios son muy accesibles: entre 2 y 6 euros por prenda (y dos pares de calcetines nuevos por 1 euro). "Lo hacemos de manera altruista en nuestro tiempo libre. Es mucho trabajo, pero merece la pena", apuntan Marisa Moreno, Mari Carmen Sisamón, Merche Hernández y Elsa Baena.

La primera venta fue el 22 de febrero de 2013. Al principio costó un poco, pero ahora el ropero es muy usado y valorado por las familias. Unos 500 niños se han beneficiado de este servicio. "Al principio, a la gente le daba reparo venir. Algunos tenían vergüenza de que les vieran comprar ropa usada. Ahora es un éxito y viene mucha gente", cuentan las voluntarias.

El dinero que recaudan se reinvierte en el colegio, como ahora en la compra de nuevos libros para la biblioteca. Además, las familias becadas o con más dificultades económicas reciben la ropa gratuitamente (respetando su confidencialidad).

El uniforme es obligatorio en este colegio desde 1º de Infantil hasta 2º de la ESO. Desde la asociación de padres defienden su uso. "El uniforme supone un desembolso inicial fuerte. Pero es un dinero bien invertido y a la larga te ahorras dinero. El gasto en ropa es menor y se evita el 'marquismo' y las discusiones sobre qué ponerse", señala Carmen Begué.

"Con la crisis, se han acentuado las necesidades de las familias y están surgiendo proyectos solidarios en esta línea. En el colegio Escuelas Pías de Conde de Aranda hace varios años que funciona un ropero. Igual que hay bancos de libros es necesario que haya bancos de ropa", afirma Pedro Martínez, presidente de la Federación Cristiana de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Aragón (FECAPA).

Etiquetas