Despliega el menú
Zaragoza

Confirman la existencia de lindano en Villanueva de Gállego

Como ha pasado en Piedratajada, Santa Eulalia y Ardisa, se ha prohibido el consumo de agua de boca.

Río Gállego a su paso por Santa Eulalia de Gállego
Confirman la existencia de lindano en Villanueva de Gállego
L. G.

Los análisis han confirmado que, además de en Piedratajada, Santa Eulalia y Ardisa, la concentración de lindano en el agua de abastecimiento de Villanueva de Gállego está por encima del nivel permitido, con lo que también se ha prohibido en esa localidad zaragozana el uso de agua para beber.

Fuentes del Departamento de Medio Ambiente han informado de que, a tenor de los análisis realizados en 17 salidas de agua del río Gállego y en 23 puntos de abastecimiento urbano, los niveles por encima de los cuales se establece el protocolo de actuación se superan en Ardisa (donde se detectó el primer brote contaminante el pasado viernes), en Piedratajada y en Santa Eulalia, núcleos en los que ya se había detectado el problema.

El nivel máximo permitido de concentración de lindano es de 0,10 microgramos por litro, y en Villanueva alcanza el 0,39; el 0,28 en Piedratajada; el 0,13 en Santa Eulalia, y el 0,11 en Ardisa.

Los análisis se realizarán diariamente en estas localidades hasta que el nivel se sitúe por debajo del 0,10, y hasta entonces el consumo de agua de boca estará prohibido.

En el resto de localidades ribereñas, las muestras se toman cada tres días.

En estos momentos se celebra una reunión entre Protección Civil, el Instituto Aragonés del Agua y el Ayuntamiento de Villanueva de Gállego para desarrollar el protocolo de abastecimiento a la población, a la que ya se han trasladado camiones cisterna.

Además, añaden desde la consejería de Medio Ambiente, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) prepara una suelta extraordinaria de caudales desde el pantano de La Sotonera, que tiene agua limpia, de forma ininterrumpida hasta que sea necesario, con un caudal de 12 metros cúbicos por segundo.

El objetivo es incrementar el caudal del río y diluir la sustancia contaminante para que disminuya la concentración.

Una suelta de caudales "extraordinaria" para solucionar el problema

Ante el problema de contaminación por lindano aguas abajo del río Gállego, la Confederación Hidrográfica del Ebro ha realizado una maniobra para aumentar la "capacidad de dilución del río" y disminuir la concentración de este insecticida tóxico detectado en los análisis de los laboratorios de Salud Pública. 

Así pues, este miércoles se autorizó un "desembalse" extraordinario de 12 metros cúbicos por segundo del embalse de la Sotonera -cuyas aguas estaban limpias de sustancias- para ayudar a disolver las concentraciones que pudieran aparecer en los puntos afectados del río Gállego. A su vez, de forma paralela, disminuyeron las salidas de caudal de los embalses de la Peña y Ardisa. No obstante, puntualizan desde la CHE, "esa disminución de caudal no está nunca por debajo de lo que es el caudal ecológico del río".

Etiquetas