Zaragoza

Imputada la responsable de una protectora por maltrato animal

Los agentes del Seprona encontraron un perro moribundo que estaba siendo atacado por el resto.

Imagen de la protectora en Garrapinillos
OPC

El Seprona de la Guardia Civil ha imputado a la responsable de una protectora de animales situada en la barrio rural de Garrapinillos por un presunto delito de maltrato animal. Según fuentes de la Guardia Civil, los animales se encontraban en unas "condiciones higiénico-sanitarias deplorables" y uno de los canes, en estado moribundo, estaba siendo atacado por el resto en el momento de la inspección. 

Según ha informado el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil en la inspección de la protectora, llevada a cabo el 5 de septiembre, fueron localizados un total de 39 perros de diferentes razas y sexos (todos ellos con microchip excepto 2) que se encontraban sueltos en cercados vallados y alguno de ellos en habitáculos (cheniles), pero las condiciones higiénico sanitarias no eran las adecuadas para su bienestar. En una segunda inspección se hallaron 21 perros de distintas razas y sexos sueltos por la parcela, todos con su correspondiente microchip excepto uno, encontrándose en unas condiciones deplorables.

En concreto, éste se encontraba en estado moribundo y estaba siendo atacado por el resto de canes de la parcela, lo que desembocó en el sacrificio del animal. Varios días después se tuvo conocimiento de que se había producido la muerte de otro animal en el mismo centro. En este caso se trataba de un mastín al que el Seprona encontró metido en un saco  hinchado y en avanzado estado de descomposición.  

También se detectaron numerosas infracciones administrativas tales como la falta de vacunación antirrábica y que ninguna de las instalaciones disponía de núcleo zoológico autorizado por el Gobierno de Aragón.

Al parecer, durante el mes de agosto recibieron quejas de vecinos de Garrapinillos y de los  técnicos de Protección Animal del Ayuntamiento de Zaragoza sobre posibles casos de maltrato en el centro. 

Tras esta actuación del Seprona los servicios veterinarios oficiales adoptaron medidas cautelares de traspasar los animales a Centros de Protección Animal de Zaragoza, todo ello con la finalidad de garantizar su bienestar.

Igualmente la persona responsable de la protectora ha sido imputada en 2 ocasiones por el Seprona por un presunto delito de apropiación indebida.  Todo ello tras ser denunciada por dos personas que dejaron perros a su cargo para su cuidado y cuando regresaron a recogerlos no les fueron entregados.

Etiquetas