Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Condenadas a casi cuatro años de cárcel dos mujeres de una banda que desvalijaba pisos

Las acusadas fueron detenidas cuando abandonaban Zaragoza después de haber cometido dos robos en sendas viviendas

Maja Majic y Cristina Duriz, ambas de origen croata, han sido condenadas a sendas penas de tres años y ocho meses de prisión como autoras de un delito continuado de robo en casa habitada. La magistrada del Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza les impone también una responsabilidad civil de 5.800 euros, cantidad que fue la que sustrajeron a sus víctimas. La sentencia les fue notificada a las dos mujeres en la cárcel de Zuera, donde se encontraban ingresadas en prisión provisional por esta causa. 

Los delitos por los que Cristina Duriz y Maja Majic fueron acusadas se cometieron el pasado mes de mayo en la capital aragonesa. Aunque la Policía les atribuía ocho robos, al final solo pudieron ser juzgadas por dos, ya que del resto de asaltos no se pudieron reunir pruebas suficientes. La juez sí que ha encontrado probado que las acusadas fueron las que el día 2 del mencionado mes accedieron por la fuerza a un piso del paseo de Teruel, propiedad de un anciano que se había ido a dar un paseo tras haber estado cinco meses sin salir de casa, como él mismo declaró durante el juicio. Al regresar, encontró forzada la puerta de su piso y el bombillo de la cerradura roto. Dentro comprobó que le habían revuelto los cajones y le habían quitado los 5.500 euros que guardaba en su casa y que suponían todo su patrimonio. 

El segundo robo se cometió en una vivienda de León XIII. La inquilina se marchó a trabajar y, como en el caso anterior, al volver halló rota la cerradura. Cuando inspeccionó detenidamente su casa se dio cuenta de que faltaban cosas de valor, como los ahorros de su hija pequeña y una medalla muy especial que le habían regalado por su cumpleaños: una réplica en oro del colgante en forma de estrella que lucía la niña cantante María Isabel en la película ‘Ángeles S. A.’ 

Esa medalla fue una pieza clave para atribuir ese robo a las dos acusadas, ya que la Policía la encontró en su poder cuando las detuvo en el coche de alquiler con el que se disponían a abandonar la capital aragonesa rumbo a Madrid. Aunque tanto Maja Majic como Cristina Duriz declararon que esa joya se la compraron a un hombre marroquí en un locutorio de Zaragoza por 150 euros, la juez no las ha creído. También llevaban consigo una llave inglesa que, tras ser analizada por la Policía, se averiguó que había sido la herramienta usada para romper la cerradura de uno de los pisos desvalijados. 

Los agentes de la Policía Científica lograron demostrar que las marcas que dejó la llave inglesa en unos bombines que usaron de testigo en su laboratorio eran las mismas que se encontraron en las cerraduras de las viviendas que asaltaron. 

Aunque el letrado de las dos acusadas, Claudio Díez Canseco, de Tarragona, pidió su absolución por falta de pruebas, la juez considera que está demostrado que sus clientes sí que cometieron esos dos robos y las condena a las penas mencionadas. 

Etiquetas