Zaragoza

"Si no apoyan el plan de Montañana nos condenan a seguir paralizados"

El Pleno decidirá este viernes sobre la reparcelación de 290.000 metros cuadrados para construir 1.200 viviendas. La operación dotará al barrio de suelo público para equipamientos.

Aceras en la avenida de Montañana_3
T. M.

Este viernes los grupos municipales deberán votar en el Pleno de Zaragoza a favor o en contra de una reparcelación en Montañana. El jueves pasado la comisión de Urbanismo aprobó el plan parcial que, de ser ratificado por el Pleno, permitirá la construcción de 1.216 viviendas en dos áreas del barrio rural. El PP se opuso e IU, aunque apoyó la propuesta, anunció que todavía tiene que pensar su voto.

El plan ha sido impulsado por la Junta Vecinal de Montañana con el apoyo unánime de sus grupos (PP, PSOE y CHA) y se perfila como una estrategia para conseguir suelo público que pueda albergar equipamientos en un futuro.

Una oportunidad para tener equipamientos

Los vecinos de Montañana vienen denunciando desde hace años la despoblación que achaca a un barrio, hasta ahora, sin posibilidad de crecimiento. Las tierras de cultivo entre calles y caminos de minúsculas aceras componen un mapa desordenado al que la Asociación de Vecinos Urdán quiere dar una unidad. Daniel Usón, el presidente de esta agrupación vecinal, define Montañana como un barrio "desvertebrado" y ve esta reparcelación como una oportunidad para poder aspirar a tener zonas verdes, piscinas municipales y un consultorio "en condiciones".

"Somos el único barrio rural sin piscinas porque no hay suelo donde hacerlas. La ludoteca y la biblioteca se encuentran en locales de particulares y el consultorio está en la antigua casa del médico, obsoleta y plagada de barreras arquitectónicas", recuerda Usón.

290.000 metros cuadrados

Las 'porciones' de terreno que entrarían en la reparcelación se encuentran entre la calle Mayor y el camino del Cementerio una y entre la avenida de Montañana y el camino de las Palomas la otra. Son terrenos de labranza en manos de particulares que pasarían a ser urbanizables en un proceso que contemplaría la reserva de algunos terrenos para equipamientos públicos. De los 291.751 metros cuadrados que contempla el plan, al Ayuntamiento de Zaragoza le correspondería la cesión del 14% del aprovechamiento.

La posibilidad que se abre de construir 1.200 viviendas en la zona ha acaparado la atención y las críticas. La asociación de vecinos Urdán lamenta que la operación se haya calificado de "pelotazo" por la revalorización que sufrirían esas tierras, algunas de las cuales ya fueron vendidas a una promotora. Daniel rechaza estas "verdades a medias" y recuerda que la entidad vecinal lleva "décadas luchando" por este proyecto como "única alternativa para conseguir suelo público".

Desarrollo a largo plazo

"Sabemos que no es el momento de construir esas viviendas y de momento es muy probable que nadie invierta en ellas pero se asienta la norma para que pueda ocurrir en un futuro. Luego, conforme eso se desarrolla van quedando suelos para zonas verdes y equipamientos que beneficiarían al barrio", expone el presidente de la asociación de vecinos de Montañana.

Usón denuncia la decadencia que ha vivido el barrio desde los años setenta ya que ha perdido más de mil habitantes y concluye que si se rechaza la reparcelación, se estará "condenando" a Montañana "a otros 20 años de paralización". Hoy en día viven unas 3.200 personas en Montañana y si se construyesen y ocupasen esas 1.200 viviendas, se duplicaría la población del barrio.

Etiquetas