Zaragoza

Zaragoza

"Si enciendo la calefacción, no tengo dinero para comer"

Loli Blasco vive junto a su hijo en paro en un piso de alquiler del Actur con una pensión de invalidez de 392 euros. Este es el tercer invierno que no puede encender la calefacción.

"Si enciendo la calefacción, no tengo dinero para comer"

El último invierno que Loli encendió la calefacción fue el de 2010, cuando le operaron de la espalda y tenía muchos dolores (y mucho frío). Loli Blasco, zaragozana de 58 años, vive con su hijo, en el paro, en un piso de alquiler social en el Actur. Cobra 392 euros de una pensión de invalidez y hace milagros para llegar a fin de mes.

"Si enciendo la calefacción, no tengo dinero para comer. Solo la ponemos algunas veces cuando nos vamos a duchar. Llego muy justa, y gracias a la ayuda de mucha gente del barrio. Por cobrar una pensión de invalidez me dice la trabajadora social que no tengo derecho a ninguna otra ayuda: ni autobús gratis, ni ayudas de urgente necesidad del Ayuntamiento, ni IAI, ni el Redistribuye", afirma.

Loli hace cuentas cada mes: casi 200 euros de alquiler, 93 de luz y gas, 25 o 28 de teléfono y 17 de un seguro. Le quedan 54 para comida, ropa, imprevistos o extras. Un mes se le rompió la lavadora y no pudo pagar el alquiler. Loli, caspolina de nacimiento que lleva 30 años en Zaragoza, ha trabajado de peluquera y en limpieza, hasta que los dolores no le permitieron seguir trabajando hace cuatro años. Ahora tiene que recurrir a ayudas de entidades sociales del barrio y de vecinos.

"Al principio me ayudaron de Cáritas, pero luego me dijeron que estaban saturados y había gente que lo necesitaba más que yo. Una vez al mes voy a una iglesia evangélica que reparte lotes de comida. Alguna amiga me da a veces algo de comida. Una frutería del barrio, Frutas Visiedo, reparte al final del día lo que le sobra y está en buen estado. Y sobre todo me he sentido muy arropada por la Plataforma Solidaria Actur-Parque Goya. Nos ayudamos unos a otros, celebramos cosas, hacemos charlas, hablamos de política y de todo. Somos como una gran familia", asegura.

"La solidaridad de la gente está llegando donde no llega la Administración. Hay muchas familias del barrio con graves carencias y no están recibiendo ayudas suficientes por parte de los servicios sociales. Vivimos una situación de emergencia", afirma Asun Gulina, miembro de la Plataforma Solidaria Actur-Parque Goya.

La Plataforma nació en febrero de 2011 para intentar dar respuesta a los crecientes problemas sociales del barrio. Se reúnen en la sede de la asociación Puente de Santiago (Margarita Xirgú, 2-4). Organizan charlas, cenas, participan en concentraciones, hacen labores de mediación ante las instituciones, y buscan comida de supermercados, tiendas o donaciones para repartir entre los vecinos.

Etiquetas