Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Un taller emocional para los parados de larga duración

La Asociación de Vecinos Tío Jorge pondrá en marcha a partir de enero un taller para motivar a los desempleados y enseñarles nuevas herramientas.

Varias personas hacen cola para entrar en una oficina de empleo. / Archivo
El 62% de los parados estaría dispuesto a crear su propio negocio

Aragón no es una de las comunidades autónomas con mayor número de parados de larga duración. Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), con un 58%, está al mismo nivel que Baleares y Murcia y solo Navarra, con un 55% se sitúa por debajo. Sin embargo, este paro sigue siendo una de las grandes lacras de la crisis que se agrava cuando afecta a personas de una cierta edad.

En el barrio del Arrabal de Zaragoza, preocupados por este problema, llevan un tiempo buscando fórmulas para ayudar a los vecinos que se encuentran es esta situación. Tras darle algunas vueltas, han decido poner en marcha un curso de apoyo emocional para los desempleados de larga duración, en el que también participan la Asociación de Vecinos del Picarral y la Parroquia Altabás. “Tenemos un compromiso con la sociedad y nos planteamos hacer algo para ayudar de algún modo a estas personas, pero no queríamos recurrir a las típicas ayudas a las que se suele recurrir en estos casos”, explica Rafael Tejedor, presidente de la Asociación de Vecinos Tío Jorge. “Hemos querido buscar nuevas fórmulas y un socio de nuestro colectivo nos dio la idea”, recuerda. “Con esta iniciativa queremos ayudar, especialmente, a los parados de más de 40 años que tenían una estructura de vida que se les ha venido abajo con el desempleo y, debido a ello, se encuentran desanimados, sin ilusión o incluso deprimidos”, detalla el presidente.

Si todo va bien, se pondrá en marcha el próximo mes de enero y tendrá hueco para diez o doce personas, mayores de 18 años -preferentemente miembros de familias en situación de larga duración de desempleo-. El taller se distribuirá en 10 sesiones de una hora y media cada, con una clase por semana, y contendrá contenidos teóricos y prácticos en forma de dinámicas grupales.

El proyecto ha sido ideado de forma desinteresada por el psicólogo y también voluntario de la Asociación de Vecinos Tío Jorge, Ricardo Fueyo, que supervisará el trabajo de dos jóvenes psicólogas: Cristina Nublado y Leyre Erdociaín. “En el taller trataremos temas emocionales como la ansiedad, los trastornos, el sentimientos de inutilidad o la depresión, dándoles una visión más positiva del entorno”, desvela Fueyo. “Pero además de prestarles ayuda emocional, queremos enseñarles nuevas herramientas de búsqueda de empleo”, añade. Así, practicarán entrevistas de trabajo, mejorarán su Currículum Vitae o aprenderán a solucionar y gestionar problemas en el tiempo.

Desde la Asociación de Vecinos del Picarral, quienes también participarán en el proyecto, aseguran que este tipo de iniciativas son necesarias en los barrios obreros, “donde la situación es mucho más preocupante de los que nos pensamos”, asegura Juan José Jordá, portavoz del colectivo vecinal del Picarral. “Desde el Arrabal nos ofrecieron la posibilidad de colaborar y no lo dudamos”, añade Jordá, quien certifica que desde la asociación también se está haciendo un gran esfuerzo por contactar con las empresas del barrio para que los puestos labores que vayan proliferando se queden en el Picarral.

Etiquetas