Despliega el menú
Zaragoza

Corrupción

Asín dice que "un montón" de alcaldes regalan terrenos para atraer la llegada de empresas

Reitera que las operaciones urbanísticas realizadas se llevaron a cabo pensando en el interés del municipio y en la creación de empleo.

El alcalde de Mallén, Antonio Asín (Archivo)
El alcalde de Mallén se muestra "muy tranquilo" y dispuesto a colaborar con la Justicia
OLIVER DUCH

El alcalde de Mallén (Zaragoza), Antonio Asín, ha insistido este lunes en que "jamás he cobrado un euro fuera de mi trabajo" y sus ingresos oficiales, ni "se me ha pasado por la cabeza desviar un euro que no esté justificado", así como ha subrayado que las operaciones urbanísticas realizadas en el polígono industrial se llevaron a cabo siempre pensando en el interés del municipio y en la creación de puestos de trabajo. 

Asín ha comparecido este lunes en la Audiencia Provincial de Zaragoza en la primera jornada del juicio del denominado 'caso Mallén', en el que prestarán declaración otras nueve personas, entre ellas dos concejales, un funcionario y varios empresarios, por presuntas irregularidades y corruptelas. La Fiscalía pide para el alcalde 14 años de prisión y 32 de inhabilitación para cargo público por los delitos de prevaricación, fraude, falsedad y cohecho.

Entre otras cuestiones, se investiga la instalación en la localidad de la empresa Agrovalle --cuyos directivos José Luis Pérez Lizar y Herbert Kolling también están acusados de fraude, falsedad y delito contra la Hacienda Pública--, a la que la Sociedad Urbanística Municipal de Mallén vendió dos parcelas por un precio inferior a su valor de mercado, lo que supuso un perjuicio económico de más de 800.000 euros para el municipio.

En respuesta a las preguntas de su abogado, Enrique Trebolle, Antonio Asín ha remarcado que, una vez investigado su patrimonio, se han encontrado con los mismos bienes que tenía antes de llegar a la Alcaldía, una casa heredada de su padre, un coche de catorce años y un vehículo de su esposa de segunda mano y con más de ocho años de antigüedad, por lo que ha jurado "por mi honradez y honorabilidad" que "jamás" ha obtenido beneficio de su cargo.

El alcalde ha explicado que el consistorio decidió crear una sociedad urbanística en el municipio con el objetivo de desarrollar la localidad y evitar que sus vecinos fueran a trabajar a otros municipios y se fueran definitivamente a vivir a estas localidades.

Con terrenos cedidos por el ayuntamiento, la sociedad se puso en marcha y en enero de 2007, ha relatado Asín, el alcalde recibió la visita de un responsable de la federación agroalimentaria de UGT Aragón quien le presentó el proyecto que deseaba poner en marcha Agrovalle, con sus directivos José Luis Pérez Lizar y Herbert Kolling, a quienes "no conocía de nada" previamente, ha afirmado.

Magnitud e inversión del proyecto 

En ese primer encuentro, le detallaron el proyecto agroalimentario que la compañía quería desarrollar y "me pareció bien" por el nivel de inversión, la "magnitud" y los puestos de trabajo que conllevaba, con una inversión de 6 millones de euros y 200 empleos. Además, ha recordado que en este momento ya habían vivido "un desengaño" con la empresa Congelados Navarra que había expresado su deseo de instalarse en Mallén, pero que finalmente no lo hizo.

Asín ha resaltado la "ilusión" que existía en el municipio por atraer empresas y ha advertido de que con el polígono industrial buscaban un "rendimiento social" y no tanto económico, de forma que para fijar los precios de las parcelas se bonificaba la creación de empleo.

Por ello, se fijó un precio "testimonial" por la parcela que se ofreció a Agrovalle, la "peor" del polígono, ha asegurado Asín, al apuntar que se vendió por 30.000 euros. Antes, el proyecto se presentó también a unos ochenta agricultores de Mallén y había logrado el aval de varias entidades bancarias y la ayuda del Gobierno de Aragón, "si no fuera por la viabilidad del proyecto no le habrían dado subvenciones", ha argumentado Asín.

En este punto, el alcalde ha manifestado que se trataba de una empresa de un sector "en auge", con un proyecto "atractivo, innovador y viable". Así, cuando la compañía solicitó acometer una segunda fase --de la que ya habían hablado al ayuntamiento en la primera operación-- en los campos anexos, para generar 400 empleos, para el municipio fue como tener "una Opel en pequeño" y se adquirieron tres terrenos rústicos por 99.000 euros que se ofrecieron a 30.000 euros a la empresa.

"Fue un mazazo"

"Nos dieron un pagaré" y, al poco tiempo, "nos enteramos de que estaban en concurso de acreedores", ha comentado, para señalar que "afortunadamente" otra empresa adquirió ese espacio y allí trabaja ahora un centenar de personas, que era lo que "nos interesaba a nosotros".

Antonio Asín ha resaltado que, salvo otra compañía, "en el polígono industrial no había otra empresa de estas dimensiones" y, Agrovalle creó en Mallén otra empresa que daba trabajo a una veintena de personas con discapacidad, además de emplear a un 80 por ciento de mujeres en su actividad principal en el municipio.

Al conocer que la empresa estaba en concurso de acreedores y sin actividad "fue un mazazo", ha asegurado, para agregar que no tiene conocimiento de que la compañía especulara con los terrenos "ni se lo hubiéramos permitido" y ha recalcado que no obtuvo "ningún beneficio personal" de esta operación.

Asín ha asegurado que "conozco un montón de compañeros" --alcaldes-- que han incentivado la llegada de empresas a sus municipios con fórmulas similares y ha remarcado que trató de promover "ante todo el interés público y el incentivo de los puestos de trabajo".

No investigó su procedencia

El fiscal y los abogados que representan al PP --acusación popular-- y la empresa Transmalia --acusación particular-- han puesto en duda que el consistorio no solicitara avales a la compañía ni se investigara su procedencia, así como el hecho de que se ignorara el aviso del secretario de que no era una buena operación.

Al respecto, el alcalde ha alegado que el secretario contaba con otros clientes, en su gestoría, y expresó su queja porque a estas empresas se les cobraba a un precio por el terreno y no al mismo que a Agrovalle y, en todo caso, ha aclarado que las decisiones "nunca" las adoptó sólo, sino que se tomaron en el pleno municipal o en el consejo de la sociedad urbanística.

Asimismo, los abogados de la acusación han cuestionado la actividad de la sociedad Expocity en la comercialización de los terrenos del polígono, la actuación de Sergio Castro en esta sociedad, o los pagos al funcionario Pedro Rueda y a su mujer, Ana Carmen Pérez.

También han preguntado por los gastos del alcalde en los años 2006 y 2007 y, en este sentido, Asín ha reiterado que en el año 2005 afrontó unos gastos de más de 18.000 euros por obras en su vivienda y después acogió a su suegra en su domicilio que, al contribuir con su pensión, hizo que "bajarán las cantidades" de dinero que necesitaban.

El abogado Enrique Trebolle ha solicitado que fuera excluida del procedimiento, como acusación, la empresa Transmalia, dado que ni la Fiscalía, ni la juez apreciaron delito alguno en las operaciones relacionadas con esta compañía que dieron inicio a la investigación que analiza las presuntas irregularidades que ahora se juzgan.

Alcalde y diputado provincial

Antonio Asín es alcalde de Mallén desde hace 17 años y formaba parte del Partido Socialista, que lo expulsó de sus filas en octubre de 2012 por su imputación en este caso. También fue expulsado del grupo provincial Socialista en la Diputación de Zaragoza, si bien Asín ha mantenido su cargo como diputado provincial.

Junto a Antonio Asín, se sientan en el banquillo de los acusados los concejales Fernando Escusol y José Antonio Gil, los directivos de Agrovalle Kolling y Pérez Lizar, el funcionario Pedro Rueda y su mujer, Ana Carmen Pérez, Sergio Castro; el representante de la empresa Tecnozoo, Alejandro Ahedo, y el subdirector de la Caixa en Tudela, José Antonio FernándezJaurrieta.

Etiquetas