Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Belloch apura las opciones para evitar la huelga de autobuses

El consistorio ha citado este lunes a la empresa y los trabajadores para intentar una última mediación a una semana del comienzo de los paros.

Los trabajadores de Autobuses Urbanos de Zaragoza protestaron por los 153 despidos
Protesta en Zaragoza_12
S. A.

A apenas una semana de que dé comienzo la huelga indefinida anunciada por los trabajadores del bus urbano de Zaragoza, el Ayuntamiento intentará este lunes a partir de las 10.00 volver a mediar entre las dos partes para solucionar un conflicto que ya acumula casi un mes de ruptura. La concejal de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Dueso, ha citado a la empresa y los trabajadores a una última reunión en la que pondrá sobre la mesa una ampliación del recorrido de medio millón de kilómetros con el objetivo de que AUZ readmita a parte de los despedidos y el comité desconvoque los paros parciales programados para el día 23.

Según afirmaba el pasado viernes la concejal Dueso, la oferta del consistorio no será muy distinta a la que ya planteó el 19 de agosto cuando las dos partes acababan de finalizar el periodo de negociaciones. En aquella ocasión el comité rechazó la propuesta -que hubiera reducido el número de despidos de 153 a 45 con un plan de recolocación de dos años- al no admitir que la empresa quisiera imponer también como condición el descenso del 9% del salario contemplado en la inaplicación del convenio colectivo, rompiendo definitivamente unas negociaciones que desde entonces no se han reencauzado.

Los trabajadores, que han realizado varias movilizaciones desde la ejecución de los despidos, se muestran dispuestos a volver a negociar, “siempre y cuando” se mantenga la base salarial de 2013 y se negocie al mismo tiempo la reposición de los trabajadores y la solución del descuelgue del convenio.

Por su parte, AUZ ha recalcado que los empleados despedidos ya no pueden ser readmitidos de forma inmediata en sus puestos de trabajo, aunque están dispuestos a escuchar cualquier opción que se les plantee desde el Ayuntamiento.

Con este escenario, la concejal de Servicios Públicos acudirá después de la reunión a una comisión extraordinaria a petición del Partido Popular en la que se tratarán precisamente los planes del consistorio para paliar la posible huelga y se analizará la gestión realizada en torno al conflicto de autobuses.

En caso de que este último intento no prospere, las dos partes volverán a ser citadas por el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje este viernes, cumpliendo un proceso protocolario y habitual cuando se programa una huelga.

Etiquetas