Despliega el menú
Zaragoza

Infraestructuras

El sellado del antiguo vertedero de Torrecilla se hará en tres fases y costará 27,8 millones

La DPZ aporta los primeros dos millones y la Unión Europea ya ha comprometido 14,5.

Algunas zonas del vertedero fueron excavadas por ladrones para tratar de robar chatarras o restos con algún tipo de valor.
El sellado del antiguo vertedero de Torrecilla se hará en tres fases y costará 27,8 millones
ASIER ALCORTA

Zaragoza. Ni 40 ni 12. Finalmente serán 27,8 los millones que costará el sellado del viejo vertedero de Torrecilla, que durante 22 años recibió la basura generada en Zaragoza y algunos municipios de su entorno –se calcula que la tierra tapa unas 16,3 millones de toneladas de residuos–. El Diario Oficial de la Unión Europea informó el pasado 6 de agosto sobre el contrato del cerramiento definitivo de este enorme complejo, el paso previo a su licitación. A pesar de que desde el Ayuntamiento confiaban en poder rebajar el coste de los trabajos hasta los 12 millones, finalmente el concurso saldrá por 27,8 millones de euros.

Las obras se harán en tres fases. La primera, la de los trabajos previos, tendrá un coste de dos millones que sufragará la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), con cargo al plan de los barrios rurales. Pese a ello, será el Ayuntamiento quien contrate los trabajos, algo que se espera que ocurra antes de que termine el año. La segunda fase tiene un importe estimado de 14,5 millones de euros, que al menos en buena parte se sufragarán con ayuda de los fondos europeos Feder. También será el Consistorio el que la saque a concurso.

La tercera y última fase de obras costará 11 millones, y deben ser el Ayuntamiento y el Gobierno de Aragón los que afronten el coste. Según informaron fuentes municipales, ambas instituciones están negociando en qué medida se implica cada una en la financiación de los trabajos. En este caso, será la DGA quien contrate las obras, según se especifica en el Diario Oficial de la Unión Europea.

El proyecto consiste en el sellado y clausura del vertedero, que ocupa una superficie de 67 hectáreas que se extienden por una gran zona de estepa cercana a la carretera que lleva a Torrecilla de Valmadrid –aunque técnicamente pertenece al término de La Cartuja–. Se encuentra poco antes de llegar al nuevo macro-vertedero que actualmente da servicio a Zaragoza y su entorno, el Complejo para el Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza (Ctruz).

El viejo vertedero guarda residuos sólidos urbanos a lo largo de una superficie de 428.528 metros cuadrados, para completar un total de 5,4 millones de toneladas. También hay 187.756 metros cuadrados de residuos industriales no peligrosos (casi 4,4 millones de toneladas), así como residuos inertes (6,5 millones de toneladas en 53.071 metros cuadrados). Cada zona del vertedero tendrá un tratamiento diferenciado, ya que cada tipo de residuo requiere de un trabajo de cerramiento distinto.

En principio, y aunque aún no se ha hecho público el proyecto definitivo, la idea es que se comience a trabajar por las zonas que tienen un impacto medioambiental más alto. Porque el vertedero, durante todos estos años en los que ha dejado de prestar servicio, ha permanecido abandonado, sin ningún tipo de mantenimiento. Además, en el concurso público se prevé un plan de vigilancia y seguimiento para los siguientes 30 años, así como una adecuación medioambiental del entorno.

La intención es que los primeros trabajos, los de la fase previa, se puedan adjudicar este mismo año. A falta de concretar cómo se financiará la última, las otras dos fases tendrán un plazo de ejecución de dos años, por lo que los trabajos podrían estar terminados en 2015.

 

Etiquetas