Zaragoza

Zaragoza

Uno de los encarcelados por el crimen de Cadrete pide volver a declarar ante el juez

Se trata de Manuel M. M., hermano del supuesto autor del asesinato y descuartizamiento de Vanessa Barrado, y encarcelado como supuesto cooperador necesario.

La mujer hallada descuartizada en Cadrete es una joven del pueblo y no la desaparecida de Ricla
G. MESTRE

Manuel M.M., hermano del supuesto autor del asesinato y descuartizamiento de la joven de Cadrete (Zaragoza) Vanessa Barrado y encarcelado como supuesto cooperador necesario, ha solicitado volver a declarar ante el titular del Juzgado de Violencia contra la Mujer número dos de Zaragoza.

Según han informado fuentes de la investigación, el encarcelado ha dirigido un escrito al instructor para expresarle su deseo de volver a declarar en torno a las circunstancias del crimen, cuya supuesta autoría directa imputa el juez a su hermano Cristóbal M. M., novio de la joven asesinada.

La petición se produce unos días después de que el responsable judicial negara la petición de libertad planteada por su abogada, en un auto en el que señala al imputado como supuesto cooperador necesario en los hechos.

El crimen tuvo lugar en un día sin determinar del mes de julio de 2012, en el interior de la vivienda en la que vivía la pareja junto Manuel M. M. en la localidad zaragozana de Cadrete.

Unos meses después, en octubre del año pasado, dos agricultores hallaron parte de los restos de la víctima ocultos en dos bolsas de basura en una chopera próxima a la vivienda.

Aunque en un principio los investigadores sospecharon que estos restos pertenecían a una mujer de Ricla (Zaragoza) presuntamente asesinada por su marido, en prisión desde entonces, las pruebas de ADN permitieron atribuir su pertenencia a Vanessa Barrado, cuyas muestras genéticas guardaba la policía por un hechos anteriores.

Cristóbal M. M. y sus tres hermanos, Manuel, Miguel Ángel y Jessica, fueron detenidos a finales del pasado mes de enero y encarcelados por su presunta participación en el crimen, aunque los dos últimos fueron puestos en libertad un tiempo después.

Durante el desarrollo de la investigación, el juez recabó el testimonio de dos vecinos que aseguraron haber oído fuertes gritos procedentes del domicilio de la víctima.

Las fuentes citadas aseguran que el responsable judicial podría cerrar las investigaciones el próximo mes de septiembre y dar los pasos para la apertura del juicio oral por estos hechos. 

Etiquetas
Comentarios