Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

"Del Corredor Verde se llevan hasta el caucho del área infantil"

Los vecinos de Miralbueno alertan del "mal estado" en el que se encuentra el vial, "en el que han desaparecido hasta los alcorques de los árboles".

Estado en que ha quedado el suelo del parque infantil del Corredor Verde
"Del Corredor Verde se llevan hasta el caucho del área infantil"
T. M.

“Vergonzoso”. Así definen algunos vecinos de Miralbueno el estado en el que “actualmente” se encuentra el Corredor Verde, vial por el que a diario “pasan decenas de personas y que no tiene ni papeleras”. Una situación denunciada “en varias ocasiones” por la Asociación de Vecinos San Lamberto, “pero que sirve de nada o de muy poco”, comenta el vicepresidente de la entidad, Ricardo Berenguer, “visto el nulo interés en mantener el entorno”. “Los alcorques de los árboles no están desde el mismo día que los pusieron. Han llegado a desaparecer hasta los grifos de las fuentes. Estos, por cierto, ya los han repuesto, aunque no sabemos para qué, porque no sale agua”, apunta Berenguer.

Un “problema” –como desde el colectivo lo definen-, que se ha agravado en las últimas semanas con la desaparición de las láminas de caucho del firme de la zona de juegos infantiles. “Las han arrancado y se las han llevado, sin más. La situación es preocupante, puesto que a tan solo 20 metros hay un colegio público, el Miralbueno II. Ya hemos dado aviso al Ayuntamiento para que intervenga de la manera más oportuna”, dice Ricardo Berenguer. “Igualmente, en el último consejo escolar del centro, del que también formo parte, se dejó constancia por escrito, gracias al apoyo del profesorado y del AMPA, de la necesidad de mejorar el entorno y de aumentar la limpieza de la zona”, comenta el vicepresidente de la Asociación San Lamberto.Robos

“Es una pena. Cuando salen los pequeños del cole, ahora que empieza el buen tiempo, tienen aquí un área estupenda para ellos. Pero claro, ahora la protección y la seguridad brillan por su ausencia”, apunta Luis G. López, que lleva a su hijo, de cuatro años, al centro escolar citado.

“Prefiero que mis hijos jueguen en otros parques a dejarlos por aquí. No me fío nada. No sé qué más queda por robar… Cualquier día se llevarán los toboganes”, comenta Ana María J., vecina del barrio.

Por su parte, desde el Ayuntamiento argumentan que “se trata de una zona con un elevado porcentaje de robos y actos vandálicos. Más que en otros puntos de la ciudad en los que, lamentablemente, también se repite esta situación. En la actualidad, lo que se hace es controlar y llevar un registro de las incidencias, sustracciones y demás, para que cuando sea posible, se repongan o se reparen, según el caso y la importancia”, aseguran fuentes municipales. “Hay que tener en cuenta que no es lo mismo un robo de un perfil de alcorque que la vandalización de un banco. De lo que se trata es de priorizar la reposición o reparación de aquello que afecta más directamente al servicio público y al bienestar del ciudadano”, concluyen desde el Consistorio.

Etiquetas