Despliega el menú
Zaragoza

Incautados 458 kilos de anchoas

Desmantelada una conservera clandestina en Pinseque

La existencia de la conservera ilegal fue detectada a primeras horas de la mañana del pasado 14 de septiembre por una patrulla de la Guardia Civil.

La Guardia Civil ha desmantelado una empresa conservera clandestina que elaboraba sus productos en una vivienda de la localidad de Pinseque (Zaragoza) en la que trabajaban de forma ilegal y en condiciones de gran insalubridad un grupo de inmigrantes subsaharianos.

Según informa el Instituto Armado, la operación se saldó la pasada semana con la imputación de la propietaria de la empresa, M. M. P. A., vecina de Zaragoza de 50 años, y la incautación de 458 kilogramos de anchoa fresca y de casi 9.000 unidades de esta especie ya limpias y tratadas para su posterior distribución.

La existencia de la conservera ilegal fue detectada a primeras horas de la mañana del pasado 14 de septiembre por una patrulla de la Guardia Civil que observó circular a una furgoneta a gran velocidad por una urbanización de Pinseque y estacionar posteriormente junto a una vivienda.

Tras identificar a los dos ocupantes de la furgoneta, que adujeron estar en la zona para visitar a un amigo, los agentes observaron a dos inmigrantes subsaharianos asomarse a la ventana del domicilio.

Según las fuentes citadas, al abrirse la puerta de la vivienda a requerimiento de los responsables policiales, estos apreciaron un intenso olor "nauseabundo" a pescado, por lo que decidieron vigilar la zona.

Horas después, los agentes decidieron intervenir al comprobar que la furgoneta reanudaba su camino, localizando en el interior del vehículo varios envases de conserva de anchoas guardados en cajas de cartón.

Durante el registro de la furgoneta, uno de los ocupantes desapareció del lugar, al tiempo que los dos inmigrantes subsaharianos huían a la carrera de la zona por la parte trasera de la vivienda.

Con el apoyo de más agentes policiales y de un inspector veterinario del Gobierno aragonés, los investigadores de la Guardia Civil procedieron a entrevistarse con las cuatro personas que se encontraban aún en la vivienda.

En el registro del domicilio, los agentes encontraron nueve contenedores de plástico con 458 kilogramos de anchoa fresca y 256 envases (latas) con cerca de 9.000 unidades del producto ya dispuestos para su venta.

También incautaron todo el material necesario para la elaboración y almacenaje del producto, "en unas condiciones de gran insalubridad", añaden las fuentes citadas.

Estas fuentes aseguran que el destino del producto, destruido al no ser apto para el consumo humano, era su distribución directa a través de la furgoneta intervenida y su posterior comercialización.

Los residentes en el inmueble manifestaron posteriormente a los agentes que trabajaban para la empresa de la mujer imputada sin ningún tipo de contrato, a cambio de la manutención y el alojamiento.

Durante su investigación, los agentes determinaron la existencia de una supuesta conexión directa entre los productos elaborados en el interior de la vivienda de Pinseque y la empresaria de Zaragoza al coincidir los logotipos de ambas partes.

Las personas alojadas en la vivienda intervenida fueron puestas bajo la responsabilidad de los servicios sociales de la comarca debido a las deficientes condiciones de higiene del inmueble.

Etiquetas